Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La sentencia del caso Palomino

Mario López
Mario López
martes, 20 de octubre de 2009, 08:51 h (CET)
Acabo de leer la sentencia condenatoria de Josué Estébanez y aún a riesgo de granjearme las mayores antipatías quiero decir que no estoy de acuerdo con ella. Posiblemente soy el único español que no sea capaz de ver la obviedad de un crimen desvelado por un video mil veces exhibido en todas las cadenas de televisión y periódicos digitales. La agresión es inapelable. No admite la menor controversia.

Pero tampoco se puede poner en discusión que el miedo es libre. La inmensa mayoría de la gente ha visto a Josué momentos antes de la agresión en actitud indiferente, dispuesto a cometer un crimen alevoso, bostezando. Yo lo que he visto no es un bostezo sino el gesto bien conocido de la profunda ansiedad que precede al enfrentamiento a una situación temible. Vi a un grupo de jóvenes entrar en el vagón, rodeando a Josué. Vi a uno de los jóvenes poniéndose un puño americano en la mano derecha. Vi a una chica rubia escupiendo a Josué justo en el momento en el que Palomino le aborda en actitud desafiante. Vi la rápida reacción de Josué acuchillando a Palomino y empujándole hacia el exterior de la puerta, al contrario de lo que haría yo mismo si quisiera rematar a Palomino y darme a la fuga; en cuyo caso, atraería hacia mi su cuerpo y luego lo empujaría hacia el interior del vagón para alcanzar la puerta rápidamente. En cualquier caso, me he puesto mil veces en lugar de Josué y sé que en esa situación habría sentido auténtico pánico. Josué está ideológicamente en mis antípodas y me repugna la violencia neonazi, pero siento que no se le ha hecho justicia. No se le ha aplicado la atenuante de miedo insuperable. Posiblemente sea yo la única persona en el mundo que haya visto el video como acabo de relatar. Posiblemente. Pero prefiero equivocarme a engañarme a mi mismo.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris