Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Escribir lleva implícitos otros infinitivos

Marino Iglesias Pidal
Redacción
lunes, 19 de octubre de 2009, 10:30 h (CET)
Entre muchos, dos que, en mi caso, vienen a englobar casi todos los demás: entretener y rabiar.

Si escribiera a impulsos de la espontaneidad, lo haría movido por la rabia y consumiéndome en ella con cada golpe de tecla. La estupidez y crueldad del ser humano se me hacen insoportables, ¡e insoslayables! que es lo peor. Y “lo peor” está, para mí, decidido por la justicia que emana del sentido común, porque la otra, la que proviene del enunciado de las leyes codificadas y su aplicación por el poder al que le corresponde, es un completo disparate.

No debo manifestar mis pensamientos con absoluta apertura. Si dijera lo que yo consideraría como desenlace atenido a justicia en manifestaciones tales como corridas de toros y un sinfín de aberrantes formas de “entretenimiento” que tiene el ser humano, cuando menos, se me tildaría de loco de atar. No obstante, me voy a permitir, en algunos aspectos, un cierto desahogo descontrolado.

¿Alguna cabeza mínimamente pensante puede admitir como normal que la ley exima de castigo a ladrones en activo? El carterismo ya se puede considerar como una profesión, sin duda, con buen presente. No requiere de estudios, instalaciones para su ejercicio, inmune a las penalizaciones, no hay crisis que la afecte… Hasta se halla exenta de grabaciones fiscales. Veo tentadora, y comprensible, la idea. ¡No jodan! tanta penuria y tanta búsqueda inútil de empleo, ¡qué va! carterista, ¡pero ya!

Otro capítulo de la misma novela:
¿Qué se podría decir, por ejemplo, del “presunto” asesino éste? Un pedazo de mierda que ni a cagada completa llega, descojonándose de la risa a consta de las Instituciones, limpiándose el culo con el pastón dedicado a seguirle su macabro jueguito con cargo al contribuyente y, lo más terrible, refocilándose en el sufrimiento de lo seres que han querido y, aun ausente, seguirán queriendo a la infortunada muchacha.

Éste es el presente del disparate. Del disparate de un sistema concebido sobre la romántica base de un ser humano genéticamente justo, por el pueblo y para el pueblo y toda esa paparruchada, miel sobre hojuelas para toda esa caterva de aprovechados, políticos y otras hierbas, que viven a costa de un pueblo cuya insensatez manejan a su antojo. Puag.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris