Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Tres tristes horas

Vicenta Galve (Barcelona)
Redacción
lunes, 19 de octubre de 2009, 10:13 h (CET)
Parece que el gobierno catalán y el central han decidido sentarse a negociar sobre la famosa tercera hora de castellano Confío que triunfe el sentido común, que tengan en cuenta que la lengua española, hablada por cientos de millones de personas, es de gran utilidad y que será la lengua que nuestros hijos probablemente más utilizarán durante su vida profesional.

Por ello es bueno que se le asigne el tiempo lectivo suficiente para que la aprendan correctamente, algo que con dos horas era claramente insuficiente. Además no entiendo esa obsesión enfermiza del nacionalismo catalán contra la tercera hora: de las 30 horas lectivas semanales, se seguirán impartiendo 27 en catalán y tan sólo esas 3 en castellano, tres tristes horas, un escaso 10% del total. ¿A qué viene tanto escándalo por esta miseria?

Noticias relacionadas

Paradigma científico

Con su libro La estructura de las revoluciones científicas Kuhn cambió la historia de la ciencia para siempre

El discurso que pagamos

El caso Flick estalló en 1981 cuando una inspección fiscal

Jugando al juego del engaño, utilizando al pueblo de pin-pan-pum

Percibimos que la bonanza de la que continuamos gozando va a tener fecha de caducidad

Amigos de novedades

Jesús es la imagen del Dios invisible

Los más ateos, en política, son quienes más satanizan

​Con una sola ojeada, es fácil darse cuenta de que, con los amigos a los que va a tener que llegar a pedir ayuda el señor Sánchez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris