Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Sonrisas y lágrimas

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 18 de octubre de 2009, 08:06 h (CET)
La semana que hoy acaba ha sido sin duda alguna la más dura para la derecha española desde aquella madrugada en que un lloroso presidente del Gobierno franquista anunciara por la televisión la esperada muerte del viejo dictador. Las revelaciones de la parte del sumario que han visto la luz pública han dejado con el culo al aire a más de uno y han demostrado la catadura moral de esos personajillos de la política valenciana que desde hace años tienen secuestrada la voluntad de un país a base de engaños, mentiras y alicientes de cartón piedra como esos grandes eventos con los que creen que el nombre de Valencia recorre el mundo y asciende al hit parade de las ciudades con más salero y tronío. Ahora, desgraciadamente, hemos contemplado que el nombre de la capital del Turia tan sólo es sinónimo de corrupción, mentira y derroche del dinero público, y todo ello gracias a Francisco Camps y ese grupo de palmeros que le apoya haga lo que haga.

Martes y trece, día que Ricardo Costa tenía marcado en el calendario como el de su defenestración de la vida política, pero este arribista de la política lo comenzó haciendo suya aquella frase que dice que “la mejor defensa es un buen ataque” y ya de buena mañana mandó a los suyos un mensaje envenenado, se afianzó en las troneras de su castillo y lanzó a los cuatro vientos veladas amenazas a todos aquellos que pedían su cabeza y que le habían convertido en la cabeza de turco a sacrificar para salvar a ese mísero líder que todavía sin vergüenza de ningún tipo sigue rigiendo los destinos del País Valencià. Si yo salto desde las altas almenas del castillo me llevaré conmigo a alguno de vosotros, eso les pareció escuchar al inquilino de la Generalitat y a algunos de sus secuaces en trampas y corrupciones.

Por la tarde la expectación en la calle Quart ante la sede del Partido Popular era extraordinaria y cuando todos esperábamos la prometida destitución de Costa la reunión de la bandada de gaviotas quedó en agua de borrajas, Costa se aferraba a la poltrona y no dimitía y Camps no se atrevía a destituirle ya que su segundo de abordo valía más, en aquellos momentos, por sus silencios que por lo que pudiera decir. En lo alto de la sede del PP en la calle Génova Mariano Rajoy esperaba expectante noticias desde Valencia y le llegó un comunicado en el que el “señor de los trajes” le anunciaba la destitución del elegido como chivo expiatorio, pero ésta no se había producido. Otra mentira más sobre las costillas de ese President de sainete que rige la llamada Comunitat y la verdad es que, tal vez debido al nombre oficial del País, la dirige más como si de su finca se tratara que de todo un territorio autonómico, ordeno y mando ha sido hasta ahora el lema de “el curita”.

Trompetas de cisma y separación sonaban por Valencia mientras en Madrid miraban hacia otro lado hasta que Cospedal tuvo que dar un puñetazo en la mesa y poner firme a Camps exigiéndole el cese inmediato de Costa. Aquí llegaron las tinieblas y el rechinar de dientes y las sonrisas de la noche anterior se convirtieron en llantos. Costa, gimoteando, vio perdida su partida de ajedrez, Madrid había movido ficha y le había dado jaque mate y aunque desde Valencia la jerarquía de sus conmilitones sigue diciendo que el cese es tan sólo temporal el sabe que ya nunca más se sentará a la diestra de ese Dios padre representado por el President de la Generalitat. Ahora, desconsolado, tan sólo le queda mirar la hora de su venganza en uno de esos relojes de lujo que utiliza y acicalarse y ponerse su mejor traje para asistir a los funerales políticos del que fuera en tiempos su mejor amigo y valedor, Francisco Camps, que lleva días andando como una fantasma desesperado por los pasillos de la Generalitat esperando el día en que sea su cabeza la que ruede por los suelos. Cada mañana se desayuna con una nueva noticia sobre el caso Gürtel, un día son los sobrecostes millonarios de la visita del Papa a Valencia y otro puede ser cualquier otra cosa de este sumario que continuará dándonos sorpresas, el último acíbar del café matutino le ha llegado por boca de Fraga quien no pone la mano en el fuego por su credibilidad pero si por la de Rita Barberá. Un día Paquito Camps puede ver como le apartan a bolsazos de su sillón presidencial, ahora bien siempre le quedará la ilusión de que lo hagan con bolsos de marca y nunca de mercadillo, eso sería horrible.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris