Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Consumada la traición

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
domingo, 18 de octubre de 2009, 08:05 h (CET)
La comunidad de Castilla y León no tiene representantes en el Congreso de los Diputados. Al menos así se ha demostrado, una vez más, con motivo de la votación en apoyo, o no, al concierto económico vasco.

La ausencia de diputados, en unos casos, como ha sucedido con algunos representantes del Partido Popular, y la votación a favor del blindaje económico para la comunidad vascongada por parte de los socialistas leoneses y castellanos, pone de manifiesto que tan grave es una actuación de cobardía como otra de engaño. Y después de la traición a la comunidad que dicen representar, vendrán por estas tierras levantando la voz para hacerse oír. “Flirtead con las ideas cuanto queráis, pero en cuanto a casaros con ellas, andad cautos”, solía decir Graf

Su desfachatez les llevará, incluso, a manifestar que defienden los intereses de la comunidad y que trabajan por el progreso de esta tierra, cuando, en realidad, ‘acuchillan’ los intereses de Castilla y León, desprecian al ciudadano que les proporciona un sueldo desorbitado y se burlan a la cara de quienes mecen la poltrona que les adormece.

Cualquier demócrata se lleva las manos a la cabeza, y se instala en el cabreo más agudo, cuando presencia hechos lamentables y denigrantes como los que hemos tenido ocasión de presenciar con nuestros diputados de Castilla y León. Una prueba más de que no representan a la ciudadanía, sino que votan los intereses de sus partidos; esos partidos que les ‘amamantan’, aunque ello suponga extorsionar a su comunidad, maltratar sus raíces y traicionar a sus votantes. Demuestran ser indignos ciudadanos que, cuando se ven con el acta en la mano, son capaces de abofetear a su propia madre con tal de conservar sus miserias.

De todos es sabido que votar a favor del blindaje vasco va contra los intereses de todas las comunidades limítrofes con esa. Los diputados de Castilla y León han renegado de León y de Castilla, desamparando los intereses reales, presentes y futuros de esta tierra. Una tierra resignada a la que ‘Juanvi’ Herrera lleva a una muerte segura. Una defunción a la que se llega por una política errante y miserable, donde los instalados desprecian a sus votantes, a la vez que se despreocupan de sus necesidades. Ahí tienen a los universitarios de las universidades de Salamanca, Valladolid, León y Burgos emigrando en un 87% hacia otras comunidades, principalmente hacia Madrid, Valencia y Barcelona.

Que nadie piense que esa actitud sólo es propia de los diputados del ‘señorito’ Herrera. También los catorce diputados socialistas de la comunidad han apoyado el concierto vasco, mientras ven languidecer a Castilla y empobrecerse León. Decía mi abuelo que jamás hay que esputar hacia arriba, porque acaba cayéndole a uno en la cara. Y eso es lo que hay que hacer cuando los diputados socialistas que renegaron de su comunidad, y los dos del PP que se escondieron por cobardía, acudan a su tierra en demanda del voto o de apoyos puntuales.

No entendemos la postura de los diputados socialistas, como tampoco entendemos la postura de Gustavo de Arístegui, diputado por Zamora. Por el contrario, sí podemos entender la huida cobarde de Jesús Merino, diputado por Segovia, al saberse implicado en el caso Correa/Gürtel, tras conceder el Congreso su suplicatorio. Nuestra pregunta es si tenían algo más importante que hacer que defender a la tierra que les da de comer.

Apreciados lectores: la política está llena de cobardes y mentirosos con patas de cristal. Cada uno va a su bola y a quien muestra la enseña de la honradez le cortan la cabeza política. ¿Quién se va a creer ahora que representan a su tierra y a su bienestar?

Ya es hora de que dejen de esputarse a la cara socialistas y ‘peperos’ de Castilla y León. Tal para cual. Es indignante que ‘Juanvi’ Vicente siga abanderando la estupidez de una política ‘a piñón fijo’, con mediocres presupuestos. Unos presupuestos donde todavía prestidigitan dinero bajo el epígrafe “sin provincializar”, que es algo así como el calcetín que solo aparece cuando y donde conviene.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris