Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   NBA / Northwest Division   -   Sección:   Baloncesto

Repasamos las novedades de los equipos de la NBA (Northwest)

Raúl Fernandez / Siglo XXI
Redacción
sábado, 17 de octubre de 2009, 17:10 h (CET)
Cruzamos el país de punta a punta para pasar de la Conferencia Este a la Oeste. Hoy le toca el turno a la Northwest Division, donde seguramente sólo el campeón de división pueda entrar en play-off. Aún sabiendo que todos los amantes a la NBA en España estamos de luto, seguimos con nuestro análisis de pretemporada.

Mirando al pasado:
Hoy, 17 de octubre, es un día triste. A muchas de las personas que crecimos viendo la NBA se nos ha ido un ídolo, 15 años más tarde todavía seguimos retransmitiendo los partidos de la videoconsola con palabras, frases y motes suyos. Andrés Montes se ha ido y hoy la NBA es un poquito más humana, ha perdido parte de ese espectáculo que sólo él le supo dar. Podríamos estar horas recordando sus mejores momentos. Ahora, cuando veo una foto suya, la única expresión que se me viene a la cabeza es: ¿Por qué todos los jugones sonríen igual?. Hasta siempre maestro.

UTAH JAZZ
La transición en Utah dura ya demasiados años. Los Jazz tienen equipo, tienen una buena plantilla que combina a la perfección jugadores exteriores con una muñeca prodigiosa, talentos puros de baloncesto y jugadores interiores que se dejan la piel en cada rebote. Pero algo falla en este equipo, cuando llegan los momentos clave se vienen abajo y no son capaces de jugar a su máximo nivel.

Eliminados por Los Angeles Lakers en los dos últimos play-off, los Jazz tienen el reto de crecer mentalmente y dar ese paso que diferencia a los grandes equipos de los equipos ganadores.

Las claves:
La mayor clave en Utah es la continuidad de un proyecto. Con la misma plantilla de la temporada pasada (incorporando sólo a algún rookie que no debería tener muchos minutos), los Jazz tienen que ser capaces de jugar su mejor baloncesto tanto en casa como fuera de ella. Los números son claros: la temporada pasada ganaron 33 de los 42 partidos disputados en Salt Lake City, pero sólo fueron capaces de llevarse la victoria en 15 de los 42 encuentros disputados lejos del Energy Solutions Arena.

Deron Williams es, sin duda, uno de los mejores bases de la liga. Sus más de 19 puntos y casi 11 asistencias por partido la pasada campaña, a parte de la forma que tiene de dirigir el ataque de los Jazz hacen que, sin él en el campo, el equipo parezca otro: un conjunto sin ritmo que no saben bien a lo que juegan. Será básico que Deron pueda llegar en plenas condiciones físicas al mes de abril.

El día que Carlos Boozer piensa en baloncesto es imparable. Sus movimientos tanto en el poste bajo como recibiendo el balón cerca de la línea de tiros libres son indefendibles. El problema viene cuando Boozer piensa más en cambiar de equipo para firmar un contrato multimillonario que en jugar para el equipo que le va a pagar, sólo esta temporada, más de 12 millones de dólares.

Paul Milsap es presente y futuro de los Jazz. Saliendo desde el banquillo revoluciona el equipo al completo con su garra y fuerza. Con la salida de Boozer al finalizar esta temporada, éste tiene que ser su último año de aprendizaje porque a partir de entonces le tocará asumir los galones como una de las estrellas del equipo. Sus más de 13 puntos y 8 rebotes saliendo desde el banco le avalan como una de las mayores promesas de la NBA.

Mirando al futuro:
En la conferencia oeste el equipo que no se clasifica como primero de división lo tiene muy complicado en los play-off. La temporada pasada lo podían haber conseguido, pero cuando un conjunto pierde 7 de sus últimos 10 partidos de liga regular y se enfrenta en primera ronda a los Lakers es muy difícil que pueda estar lo suficientemente motivado. Aún así, esta temporada podrían estar en torno a las 55 victorias y conseguir el liderazgo de la división con permiso de Denver.

DENVER NUGGETS
Con 54 partidos ganados la temporada anterior, el traspaso realizado a los pocos días empezar la liga regular donde recibían a Chauncey Billups entregando a cambio a Allen Iverson fue un punto de inflexión no sólo para el ejercicio pasado, si no que posiblemente para el futuro de la franquicia.

Los Nuggets son un equipo ganador, una plantilla con nombres como el mencionado Billups o Carmelo Anthony pueden ganar a cualquiera, sólo les falta creérselo. La NBA es una liga donde el factor mental juega un papel muy determinante y si tú no te crees capaz de ganar a cualquier equipo en play-off, no le ganarás.

Las claves:
El factor mental. Con la misma base que la temporada pasada (destacando sólo la baja de Linas Kleiza que jugará en Olympiacos) Denver tiene que seguir en la misma línea de trabajo. Billups, que promedió 18 puntos y más de 6 asistencias por partido en su primera temporada en su regreso a Denver (ya jugó allí en las campañas 98/99 y 99/00) tiene que seguir dirigiendo al equipo como él sabe hacerlo, anotar cuando es necesario y dejar que jueguen el resto de compañeros para hacerles sentir importantes dentro del conjunto.

Carmelo Anthony es uno de esos jugadores que hacen que el baloncesto parezca algo muy sencillo. Con una media de más de 24 puntos por partido en toda su carrera en la NBA, Melo tiene que dar ese paso que le falta para estar a la altura de Kobe o Lebron, tiene que echarse el equipo a la espalda cuando llegan los play-off y decidir en los partidos importantes, cuando 300 millones de personas te están viendo por televisión.

JR Smith es uno de esos jugadores que parece que en cualquier momento puede convertirse en uno de los grandes de la liga pero no termina nunca de dar el salto. Saliendo desde el banquillo tiene que dar ese plus de motivación al equipo que sólo jugadores como él tienen.

En el juego interior destacamos a Nene Hilario. El brasileño, que registró la temporada pasada 14 puntos y casi 8 rebotes por partido, tiene que seguir creciendo como jugador para hacer a Denver un equipo más temible si cabe. Uno de nuestros favoritos, Chris Andersen (The Birdman) deberá de darle buenos minutos de descanso a Kenyon Martin, al que le tocará trabajar en la pintura.

Mirando al futuro:
Si no se despistan demasiado, lo Nuggets deberían hacerse con el liderato de la divisón, evitando así a los grandes equipos del oeste en primera ronda de play-off. Una vez en la post-temporada, el factor mental será clave para saber si este equipo está capacitado para luchar por el anillo.

OKLAHOMA CITY THUNDER
Después de ganar 23 partidos la temporada anterior, los Thunder deberán seguir trabajando para construir un equipo sólido que sirva de base para ir creciendo año a año. Los cimientos del proyecto ya están hechos, más del 60% de los puntos que anotaron la campaña pasada fueron de jugadores de primer o segundo año. Ahora sólo hay que esperar a que los chicos sigan creciendo.

Con mucho movimiento este verano en cuanto a salidas e incorporaciones, los jugadores que forman el grueso del equipo siguen siendo los mismos, así que esperamos ver a unos Thunder con ganas de superarse un poquito respecto al año pasado.

Las claves:
Kevin Durant es el alma del equipo, la estrella alrededor de la cual giran el resto de sus compañeros. Si Durant funciona los Thunder pueden darle un susto a cualquiera, sin Kevin el equipo de Oklahoma City pierde la mayor parte de su potencial. El joven alero promedió más de 25 puntos por partido la temporada anterior, unos números a la altura de unos pocos elegidos. Si sigue trabajando duro como hasta ahora y los señores que trabajan en los despachos de la franquicia consiguen algún traspaso de renombre, en pocos años estaremos hablando de la estrella de un equipo que opta a todo.

Russel Westbrook, en su primer año en la liga, ha promediado más de 15 puntos y 5 asistencias por partido, unos números más que destacables. Al igual que Durant, Westbrook tiene que ir creciendo año a año junto con el equipo para convertirse en uno de los grandes de la liga.

Jeff Green, otro joven jugador de tercer año, al igual que sus compañeros, tiene que seguir creciendo en la mejor liga del mundo. Sus más de 16 puntos y 6 rebotes en la campaña pasada le avalan como otro de los jóvenes jugadores de los Thunder que dentro de unos años tendrá que estar luchando por entrar en play-off.

Jugadores veteranos como Etan Thomas, Malik Rose o Nenad Krstic deberán aportar consistencia y veteranía a un equipo formado básicamente por jugadores jóvenes.

Mirando al futuro:
En Oklahoma saben que este equipo tiene un futuro prometedor, pero todavía tienen que esperar un poco. Quizás no les vendría mal hacer una temporada más o menos floja para asegurarse una buena posición en el draft del año que viene que, junto con algún buen traspaso o alguna contratación en el famoso verano de 2010, hagan de este equipo un conjunto capaz de luchar por los play-off en años venideros.

PORTLAND TRAIL BLAZERS
Después de 54 partidos ganados la temporada pasada, el equipo comandado a la perfección por Brandon Roy estuvo a un solo partido de ser el segundo mejor equipo del oeste. Con la incorporación de Andre Miller a la plantilla el equipo gana en dirección de juego, pasando a Steve Blake a la suplencia donde podrá rotar tanto de base como de escolta, asegurando minutos de calidad en el parquet cuando Roy esté en el banquillo.

Un buen equipo, que la temporada pasada realizó una gran campaña, con un bloque sólido que funciona y añadiendo sólo un pequeño cambio donde más lo necesitaban, hacen de los Blazers a un equipo peligroso que puede darle un susto a más de uno.

Las claves:
La diferencia entre unos buenos Blazers y unos Blazers capaces de ganar a cualquiera tiene nombre y apellido: Greg Oden. El joven jugador procedente de Ohio State se perdió su primera temporada por lesión y en la anterior sólo pudo jugar 61 partidos (39 como titular). Con 213 cm de altura y 130 kg de peso este pívot es la clave para que los Blazers tengan todas las posiciones sobradamente cubiertas y puedan dar el salto de calidad que necesitan en play-off.

Brandon Roy tiene que seguir liderando al equipo. El escolta de Portland es la gran estrella del equipo y lo sabe. Sus 22 puntos y 5 asistencias por partido son números de estrella, pero que en play-off, cuando algunos hombres se convierten en ídolos de masas, sus números aumenten hasta los 26 puntos por encuentro, hacen que Roy se convierta en uno de los mejores de la liga.

Andre Miller viene desde Philadelphia para dirigir a un equipo que aspira a todo. Sus 16 puntos y 6 asistencias la temporada pasada con los 76ers hacen que, dirigiendo a jugadores de la talla de Roy, Aldridge, Outlaw, Oden o, nuestro favorito, Rudy, puedan hacer crecer los números de Miller hasta los 20 puntos y 8 asistencias.

Sobre Rudy Fernández me gustaría decir que tiene que seguir con su progresión, jugar más minutos y hacer que su rol en el equipo sea cada vez más importante. Pero intentando analizar la situación del equipo me temo que no será así. Conociendo la filosofía de McMillan optará por rotar a Steve Blake de escolta relegando a Rudy a un segundo o casi tercer plano en el equipo, disputando seguramente menos de los 25 minutos por encuentro que jugó la temporada pasada. Por suerte para Rudy, es un jugador lo suficientemente importante como para poder forzar un traspaso que le beneficie.

Mirando al futuro:
Con o sin Rudy participando activamente en la cancha, los Blazers deberían luchar con Denver por ser líderes de división. Siendo optimistas, si las lesiones no trastocan demasiado al equipo, Portland podría acabar la temporada en torno a las 55 victorias, lo que les dejaría en una buena posición para luchar en los play-off.

MINNESOTA TIMBERWOLVES
Si hay un equipo en esta liga del que no sabes qué puedes esperar, esos son los Timberwolves. Minnesotta sigue esperando a Ricky, que se queda en Barcelona, y mientras espera la llegada del crack ahora azulgrana, han remodelado toda la plantilla queriendo empezar desde cero un proyecto deportivo del que, bien bien, no sabemos que esperar de él.

Después de varias temporadas caminando sin un destino fijo por la liga, David Kahn (Presidente de Operaciones de los Wolves) se ha propuesto transformar el equipo por completo. Aunque a la mayoría de aficionados no les guste las gestiones que está realizando Kahn, por lo menos se está ganando el sueldo en horas de trabajo; de hecho, se le ha visto más de una vez por Badalona negociando con Jordi Villacampa.

Las claves:
Aunque el grueso del quinteto titular se mantenga desde la temporada pasada, el rápido acoplamiento del resto de jugadores del equipo será clave para el devenir de los Wolves. El 4 veces campeón de la NBA como jugador de los Lakers Kurt Rambis será el encargado de dirigir al equipo desde el banco.

Al Jefferson deberá ser el jugador que tenga el balón en las manos cuando los partidos lleguen a los momentos importantes. 23 puntos y 11 rebotes por partido la campaña pasada convierten a “Big Al” en el jugador referente de los Wolves dentro de la pintura, con permiso de Kevin Love.

En su segunda temporada como profesional, Kevin Love tiene que empezar a demostrar que puede llegar a ser uno de los grandes de la liga. La temporada pasada cosechó unos registros de 11 puntos y 9 rebotes por partido en 25 minutos por partido en su primera temporada en la NBA, ahora le toca mejorar esos números.

El rookie Jonny Flynn deberá aprovechar su oportunidad esta temporada jugando sin presión en un equipo sin muchas expectativas. Flynn promedió más de 14 puntos y 6 asistencias en Syracuse la temporada pasada.

Aunque si yo fuera Ricky Rubio a quien no le quitaría el ojo de encima sería a Corey Brewer, el base de los Wolves que se perdió casi toda la temporada pasada por lesión debería ser uno de los revulsivos de esta campaña. Si Brewer no funciona, habría que analizar a fondo el contrato del Regal Barça con Ricky para ver si Minesotta se puede llevar al jugador al finalizar la presente campaña.

Mirando al futuro:
Dos años seguidos por debajo de las 25 victorias en temporada regular son demasiados. En cualquier caso este debería ser el tercero sin llegar a esa marca. Los Wolves son un proyecto de jugadores jóvenes y con talento que, a diferencia de Oklahoma, no parece tener un futuro muy esclarecedor.

Noticias relacionadas

El Real Madrid escapa de la trampa del Gran Canaria (89-76)

El conjunto canario, un debutante en la Euroliga, vendió cara su derrota en Madrid, exigido de principio a fin en vísperas de enfrentarse consecutivamente a Olympiacos, Barcelona y CSKA. Gran encuentro de Randolph (20 puntos).

España se clasifica para el Eurobasket tras ganar en Holanda (48-65)

España arrancó con cómodas ventajas y apretó el acelerador hasta el fondo para ampliar su renta al descanso

El 'Granca' suma la segunda en Euroliga entre resbalones

Los de Maldonado vencen a Maccabi con nervios al final y un parqué señalado

El colista Buducnost funde a triples al Baskonia

El pabellón Moraca vio la mala cara de los baskonistas

Carroll desactiva al Khimki (79-74)

El estadounidense exhibió su fortaleza anotadora (15 puntos en el cuarto final) para desatascar al Real Madrid en un encuentro que se complicó sorpresivamente a consecuencia de un enfriamiento ofensivo y debilidad defensiva.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris