Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

El presidente y la senadora

E. J. Dionne
E. J. Dionne
sábado, 17 de octubre de 2009, 08:04 h (CET)
WASHINGTON - Bien, dos personas tendrán que elegir. El destino del proyecto de ley de salud depende en gran medida de Barack Obama y Olympia Snowe.

La votación este martes en el Comité de Economía a favor de trasladar su proyecto de ley al Senado reivindica la estrategia del Presidente Obama de dar amplia cancha al Congreso para redactar los primeros borradores. La reforma de la sanidad ha llegado más lejos que nunca antes.

Pero Obama tiene ahora que abandonar sus preferencias por intervenir sólo después de que los proyectos de Cámara y Senado pasen a un comité de examen. En su lugar, debe centrarse en los objetivos fundamentales de asegurar a tantos como sea posible y ampliar, en lugar de contraer, las opciones que los estadounidenses tendrán en virtud de un nuevo sistema.

Al margen de cómo juzguen el proyecto final los expertos legislativos, la reforma será sostenible sólo si los asediados ciudadanos se sienten más seguros, no menos, y más confiados de lo que se sienten ahora en que el seguro médico estará al alcance de sus bolsillos. Obama ha dicho que pondrá su sello en esto al final. Hace bien, y tiene que dejar claro el tipo de sistema que quiere aprobar.

También Olympia Snowe. En contra de tanta opinión generalizada, ella se dio cuenta de que ser el único senador Republicano en votar a favor del proyecto va a mejorar enormemente su capacidad para influir en el resultado. Ahora que los Demócratas han obtenido el único voto Republicano que van a tener, no van a querer perderlo -- en parte porque el apoyo de Snowe va a ser un aval para los Demócratas moderados y conservadores del Senado que tienen que votar a favor para que el proyecto supere el trámite.

Pero, ¿qué quiere realmente Snowe? No está claro que ni siquiera ella conozca la respuesta a esa pregunta. Muchos en la izquierda están preocupados por la forma en que puede utilizar su poder. La ironía reside en que se pueda necesitar de una Republicana de Maine para avanzar las causas apreciadas por los progresistas -- si ella convierte esas causas en su prioridad.

Uno de los temores de Snowe con el proyecto que salió del Comité del Senador Max Baucus es que aún no tiene una cobertura lo bastante asequible para muchos de la clase media. Tiene todas las razones para estar preocupada. Las subvenciones contenidas en el proyecto son demasiado escasas -- limitadas por la desafortunada insistencia de Obama en que, por motivos puramente cosméticos sobre todo, el coste final tenga que mantenerse por debajo de los 900.000 millones de dólares. Por alrededor de 30.000 millones de dólares extra, el proyecto podría pagar el seguro de muchas personas más.

La escasez subvenciones está generando un círculo vicioso. No es justo imponer a la gente la obligación de contratar un seguro si hacerlo destruye el presupuesto familiar. Así que Snowe y el Senador Charles E. Schumer han movido ficha a la vez para rebajar las multas a aquellos que no contratan cobertura y proteger a más gente de esa obligación. Eso es lo justo que hay que hacer, excepto que multas más baratas significa que más gente va a prescindir de contratan seguro. Esto, a su vez, significa que habrá más gente sin seguro.

Las subvenciones tienen que aumentar, y si Snowe hace de la asequibilidad su principal prioridad, como ha sugerido que va a hacer, estará haciendo un favor a todo el mundo.

Snowe también tiene debilidad por el deseo del Senador Ron Wyden de dar a aquellos que ya tienen cobertura una vía de acceso al mercado de seguros que crea el proyecto de ley. Una vez más, Snowe podría hacer bien ayudando a ampliar las elecciones de la gente.

Podría hacer lo mismo manifestando flexibilidad en la creación de una opción pública de protección. Por el momento, Snowe es partidaria sólo de un mecanismo que introduciría la opción si los seguros privados demostraran ser inasequibles para demasiada gente. Pero Schumer, que ha surgido de este proceso como principal negociador, viene trabajando con Snowe desde hace meses para encontrar un término medio aceptable tanto para ella como para los defensores de la opción pública. Mucho depende del éxito de su asociación.

Es cierto que Snowe también podría empeorar el proyecto, en especial si insiste en su oposición a la obligación controlada de las empresas. El proyecto de ley del Comité de Economía contiene una barroca provisión "free rider" que castiga sólo a las empresas cuya plantilla tengan seguros subvencionados por el gobierno. Esto genera un incentivo negativo para que los patronos no contraten a personas de renta modesta, a las madres solteras en particular. Una imposición sobre las empresas es necesaria para mantener cohesionado el sistema y para aportar financiación.

Aún así, un proyecto de ley que reflejara las principales preocupaciones de Snowe sería mejor en muchos aspectos que un proyecto de ley que no lo hiciera, y la forma en que elija utilizar su influencia debe mucho a la forma en que Obama elija influir sobre ella. Es otra razón por la que Obama tiene que asumir la iniciativa de un proyecto de ley que de todas formas tendría que asumir con el tiempo.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris