Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Políticos Pijos

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 17 de octubre de 2009, 08:58 h (CET)
Por alguna razón me ha estado vedado militar en un partido. Eso no quita que tenga mi corazoncito, claro. Pero otra maldición me lleva a ponerle siempre en partidos minoritarios, mea culpa.

Sólo dos partidos de la pléyade de opciones políticas concitan la mayoría de
voluntades españolas. Yo me siento rechazado por ambas seguramente porque
nada me une a ninguna de ellas. El otro día, en una tertulia televisiva, un
sindicalista jubilado me decía que el día que notó que era más lo que le
separaba que lo que le unía a su partido se marchó. Pues eso, que no tengo
que marcharme porque nada me une a PP ni a PSOE.

Sé que en la mayoría de mis últimas columnas las críticas van dirigidas al
PSOE, y es fácil de entender por lo mal que está gestionando la crisis
económica (¿Ah, ¿pero la gestiona?) y la crisis social a la que está
arrastrando a los españoles. Pero hoy le toca al PP, ustedes me sabrán
perdonar, y no es la primera vez en las últimas semanas.

Servidor puede apuntarse el tanto de haber anunciado en su momento que Rajoy
no era la solución del PP, allá Aznar y sus aznaradas. La incapacidad de
Rajoy queda demostrada cada vez que el PP entra en crisis, cada vez que
surge un problema, cada vez que hay que tomar decisiones. Si ustedes me
permiten, cada vez que el PSOE tiene problemas. Y no, no es un error.
Escribo voluntariamente lo que acabo de escribir.

Porque con unos socialistas volcados en engañar a los españoles con los
nuevos impuestos, por ejemplo; sumergidos en una dialéctica estúpidamente
obreril y burlescamente marxista (de Karl, no de los hermanos, a pesar de lo
jocoso); ofreciendo como solución a nuestros males de cualquier tipo más
aborto, más píldoras, sexo y hedonismo; con los ministros dedicados a tapar
los desafueros económicos de Zapa; con ex ministros a la fuga y con más de
seiscientos asesores dedicados a improvisar soluciones... "ocurrentes" el PP
tenía que sacar varios miles de urnas completas de ventaja a Zapatero.

Y no es así porque la corrupción corroe parte de la estructura del PP sin
que nadie se dedique a arrancar de cuajo a esos chulos de corbata de seda,
pelo engominado y mirada altiva. Llevamos semanas con casos de graves
acusaciones de marranería interna mientras el PP se está dedicando a hacer
el Don Tancredo. Las luchas internas del tipo "dimites tú, pero sólo un
poco, o te ceso yo pero sólo un rato" y "Como me ceses tiro de la manta" han
impedido salir a flote la alternativa que Rajoy debería colocar a los
ciudadanos. ¿Cómo votar a un partido así?

La sensación de suspicacia, de "esto no me puede estar ocurriendo a mí" que
están poniendo los ciudadanos votantes sólo puede ser semejante a la cara de
incredulidad que se le debió quedar a Obama al ver a los querubines de
Zapahuero. El ciudadano medio está contemplando absorto esta lucha pijotera
por el poder entre amiguitos del alma, puteros King Size y gentuza militante
o simpatizante del PP con los que nadie en su sano juicio se quedaría a
solas en una habitación.
Que tras semanas de batallas internas, de declaraciones contradictorias, de
regates verbales a la realidad, de sonrisas autocomplacientes y citas a
ciegas en paradores de turismo perdidos entre Valencia y Madrid por fin
alguien haya tomado una decisión, seguramente insuficiente, no sirve para
aclarar nada, para calmar a nadie ni para enmendar los renglones que el PP
ha sembrado de errores, perversiones y zancadillas internas. Cuando un cese
ha costado más que un parto múltiple es que no es sincero. Así no vale.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris