Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Sindicatos, ¿para qué?

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
viernes, 16 de octubre de 2009, 00:33 h (CET)
Lo que ahora sucede con el paro no es normal, ni ético ni formal. Ni siquiera moral. Y puestos a plantearnos reformas, que nadie olvide lo importante que es reflexionar también sobre la existencia de los sindicatos de clase, verdadera rémora para la economía, principal traba para el desarrollo empresarial en el país, así como factor clave que impide el despegue laboral de esta España cada vez más esquilmada por los más ingratos para la convivencia y los egoístas de la solidaridad.

Es evidente que los sindicatos no son necesarios para defender al trabajador. Tal vez lo sean para ‘pelotear’ al empresario, al Gobierno y a quienes les liberan gente para holgar; pero, con el corazón en la mano y la sensatez en la cabeza, esta gente no es necesaria.

Está suficientemente demostrado que en los trabajos entorpecen las negociaciones. En las empresas boicotean el desarrollo y la inversión. Y, por si no era suficiente, entre los trabajadores crean división, desconcierto y ‘malos rollitos’, muy malos rollitos. Se les ha subido a la cabeza su propia existencia y alguien tiene que demostrarle su nula necesidad y su alto coste en los presupuestos generales del Estado.

Ahora, cuando nos planteamos abrir la Constitución para reflexionar y cambiar lo alusivo a la herencia de la Corona, no estaría de más plantearse la eliminación de los sindicatos, a la vez que asume el Estado el mal llamado “patrimonio sindical”. Sí, ese patrimonio cobrado durante años y más de una vez la misma cosa. Un fraude que antes o después habrá que destapar. Va siendo el momento de que el patrimonio sindical revierta en los trabajadores, a través del Estado.

Con la que está cayendo durante esta dura crisis y con la falta de apoyo y respaldo de los sindicatos a los trabajadores ¿todavía queda alguien que cree en la necesidad de los sindicatos? Pues nosotros no creemos en esa necesidad. Y estamos convencidos que cada vez son más los que ven en estas organizaciones de clase un fraude, un cáncer social y un impedimento para el desarrollo de las empresas.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris