Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

La marea roja llegará a Madrid el 17 de octubre y acompañará a ZP hasta Washington

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
jueves, 15 de octubre de 2009, 06:25 h (CET)
En defensa del derecho a vivir y porque cada vida importa. Por tan noble causa se manifestarán, convocados por más de 40 asociaciones y movimientos cívicos, miles de españoles por las calles de la capital el 17 de octubre.

Y es que la aprobación de la nueva Ley del aborto, nacida con el fin de blanquear las bestialidades cometidas por las clínicas abortistas españolas –bebés de 7 meses de gestación, que para algunas ministras sin moral son cosas y no personitas, arrojados a las trituradoras que no cesaban de trabajar ni de madrugada-, supondrá, y cito a los convocantes de la marcha, “la desprotección total de las dos víctimas del aborto: el no nacido, que carecerá de toda protección jurídica, y la mujer, abocada al aborto sin alternativas posibles”.

El aborto, holocausto del siglo XXI que pasa, por obra y gracia de ZP, de ser un crimen despenalizado bajo determinados supuestos a ser un “derecho de la mujer” (el papá de la indefensa criatura, según la enloquecida y deshumanizadora teoría feminista-progresista no pinta nada). Adiós a los derechos que desde tiempos de los romanos, Constitución Española de 1978 y Tribunal Constitucional inclusive, tenía el nasciturus. Bebés tratados como si de raspas de pescado se tratase que pueden ser violentamente asesinados en el cuerpo de su madre, para la cual el cínicamente llamado Estado del Bienestar no ofrece más alternativa que el matar a su criatura y sufrir luego en completa soledad las consecuencias psíquicas –casi siempre- y físicas –en numerosas ocasiones- de sus actos.

El aborto, cuestión moral tratada por los políticos como una cuestión social más, no se engañen, es la destrucción irreparable de una vida. Alguien ya no podrá celebrar alegrías y llorar penas. Y la píldora postcoital, píldora abortiva que no anticonceptiva, colocón de hormonas de desconocida consecuencia, de venta libre en las farmacias. El caramelo del fin de semana. Del Alkaseltzer al Norlevo. El Clamoxyl prohibido. Que no está bien eso de automedicarse, hombre. Progresismo. Y muerte.

Porque a esto, a dejar desamparado al niño y abandonar a su suerte a la madre; a la inyección salina que quema vivo al pequeño niño o al rompecocos tan usado por gentes como Morín que han convertido a España en un lucrativo paraíso del turismo abortivo, lo llaman algunos progreso. Son los mismos hipócritas que hablan de “interrupción del embarazo”, como si después del asesinato la misma vida intrauterina pudiera seguir adelante. Julián Marías denunciaba la doble moral de toda esta tropa y afirmaba que con este eufemismo “los partidarios de la pena de muerte tienen resueltas sus dificultades. La horca o el garrote pueden llamarse «interrupción de la respiración», y con un par de minutos basta.”

En cuanto a la percepción que del aborto tiene la sociedad se ha ido produciendo en los últimos años, para desesperación de los defensores de la cultura de la muerte, estéticamente tan bien representados por los miembros de la tribu urbana de los “siniestros”, subgrupo encuadrado dentro de la moda “gótica”, un gran cambio. Según una encuesta publicada recientemente por el nada sospechoso periódico “La Vanguardia” los defensores de la Ley de Bibiana Aído han pasado en un año del 57% al 44%. Entre los votantes socialistas ya son el 25% los que rechazan el proyecto de Ley del aborto del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Por el contrario, el número de defensores del derecho a vivir se ha disparado. Tanto que durante el encuentro que el presidente del gobierno español tiene pensando mantener con Barack Obama Washington se encontrará con una manifestación en defensa de la vida delante de la Casa Blanca. Ignacio Arsuaga, Presidente de Hazte Oír declara, en referencia a esta novedosa manifestación, que "Zapatero debe ir acostumbrándose a que el malestar de la sociedad española con su política abortista le acompañará durante todo su mandato, allí donde vaya”. Junto a los miembros de Derecho a Vivir, las mayores asociaciones pro-vida estadounidenses: Human Life International, Americans United for life, Population Research Institute...

Terminaba el gran Julián Marías su artículo, publicado en ABC, sobre la cuestión del aborto de la siguiente forma: “Si las relaciones de maternidad y paternidad quedan abolidas, si la relación entre los padres queda reducida a una mera función biológica sin perduración más allá del acto de generación, sin ninguna significación personal entre las tres personas implicadas, ¿qué queda de humano en todo ello? Y si esto se impone y generaliza, si a finales del siglo XX la Humanidad vive de acuerdo con esos principios, ¿no habrá comprometido, quién sabe hasta cuándo, esa misma condición humana? Por esto me parece que la aceptación social del aborto es, sin excepción, lo más grave que ha acontecido en este siglo que se va acercando a su final.”

Y yo suscribo sus palabras. Por eso el próximo sábado a las cinco de la tarde estaré en Madrid. Por el derecho a vivir.org

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris