Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Cuando los progresistas se ponen retro

Kathleen Parker
Kathleen Parker
domingo, 11 de octubre de 2009, 22:45 h (CET)
WASHINGTON - Las mujeres de Virginia tienen montones de motivos para sentirse ofendidas por la campaña a la gobernación de su estado, aunque no porque el aspirante Republicano redactase hace mucho tiempo una disertación observando que la familia estadounidense había sufrido como resultado de la emancipación de la mujer de su papel tradicional en el hogar.

¿Quién no sabe eso? El hecho de que nos hayamos empleado a fondo en hacer juegos malabares para conciliar empleo y familia no cambia la realidad de que las familias, los hijos en especial, han sufrido fruto de la tensión.

No, la ofensa más grave está siendo perpetrada por el candidato Demócrata, Creigh Deeds, que es incapaz de dejar de hablar de una tesis que Robert McDonnell escribió hace 20 años. De esto y del hecho de que McDonnell es contrario al aborto.

En una avalancha de anuncios negativos, Deeds ha intentado difundir el mensaje de que McDonnell es misógino, lo que le ha granjeado por lo menos nueve editoriales de la prensa condenando su tono. La selección de palabras y frases vertidas contra Deeds incluyen "deshonesto", "pura y simple mentira", "falso", "el Sucio Deeds", "rastrero", "superar cualquier límite" y "engañoso".

Los políticos utilizan lo que tienen a mano para arrojar sombras sobre sus contrincantes, evidentemente, pero las cosas tienen un límite. Lo entendemos. McDonnell es un tipo anticuado contrario al aborto, pero también es un hombre que dice haber cambiado de opinión en ciertas cosas, gracias en parte a tener tres hijas, una de las cuales está movilizada, destacada en Irak.

Las mujeres también entienden que la economía es un desastre, que la guerra en Afganistán se está agravando, y que el paro crece -- por mencionar unos cuantos motivos de preocupación que no tienen nada que ver con el útero.

Los ataques que Deeds lanza a McDonnell en nombre de las mujeres sugieren desesperación -- o ausencia de ideas. También sugieren falta de conciencia o relación con la mujer del siglo XXI. ¿Hay algo más condescendiente que la hipótesis de que los intereses de las mujeres están limitados por su biología? Es muy retro viniendo de un progresista, si se me permite decirlo.

Las encuestas confirman que esta falsa caballerosidad le ha salido por la culata. El Washington Post informaba el jueves de que McDonnell tiene una ventaja del 53% frente al 44% entre los posibles votantes, mientras que la ventaja que Deeds pretendía obtener entre el voto femenino no se ha materializado.

La carrera por la gobernación de Virginia, que muchos observadores políticos han visto como un referendo sobre la administración Obama, podría convertirse en su lugar en un referendo en torno a "cosas de chicas". ¿Cuáles son, de todos modos? Y ¿es momento de deshacernos del control encorsetado que los asuntos tradicionales de la mujer han tenido sobre las mujeres en particular y en las elecciones en general?

Las mujeres (y los hombres) han recorrido un largo camino desde el siglo XIX, cuando las mujeres hacían hincapié en su singularidad biológica como argumento a favor de la participación en la vida política. Pensaron que sus papeles como esposa y madre las hacían especialmente apropiadas para poner en práctica ciertas labores y programas públicos, como la sanidad o la educación. No estaban equivocadas, pero el temprano énfasis sirvió para aislar a las mujeres y confinarlas a un grupo concreto de asuntos.

Saltamos a la década de los 60, y los derechos reproductivos son un complemento natural de la lista de motivos de preocupación de las mujeres. Pero al igual que a los hombres les preocupa lo que les sucede a los fetos, a los suyos en especial, a las mujeres les preocupa lo que le sucede al contenido de sus monederos.

Un estudio realizado entre electoras por Lifetime Networks durante el calentamiento a las presidenciales de 2008 puede servir de ayuda a los futuros candidatos. Aunque las mujeres tienen una gran preocupación por el aborto, en ambas vertientes de la polémica, el estudio concluye que "el empleo-la economía es el asunto más importante a la hora de depositar sus votos."

Cuando se les pide clasificar las cuestiones, el 41% elegía el empleo y la economía como prioridad principal. El 24% dijo que la guerra de Irak; el 23% decía que la sanidad y las recetas médicas; el 17% la educación.

Durante años, los políticos han venido proclamando que todos los problemas son problemas de la mujer. Si esa máxima es cierta, entonces al Partido Demócrata le podría interesar averiguar por qué su candidato en Virginia sólo quiere hablar de dos o tres de esos temas.

Mientras tanto, la opinión generalizada de que el Partido Demócrata es el partido de la mujer -- y el Partido Republicano el de los hombres -- puede necesitar de cierta reconsideración. Por supuesto, el derecho al aborto ha sido un factor de segregación, pero las estadísticas sugieren que ha dejado de ser el factor definitorio para una porción cada vez mayor de las mujeres.

Esa cuestión sólo puede interpretarse como progreso para las mujeres, así como para la nación.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris