Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La guerra del PP

Mario López
Mario López
domingo, 11 de octubre de 2009, 06:12 h (CET)
El pobre don Mariano está atrapado en la correa valenciana, entre dos hermanos. Ricardo Costa, que le entregó los avales necesarios para asegurarle la presidencia del PP, y Juan Costa, su principal adversario en aquel congreso en el que fue investido. Francisco Camps ha decidido cesar a Ricardo Costa, atendiendo así a la exigencia que se le hizo desde Génova. El problema es que Camps, principal adalid de don Mariano, está aún muy bajo sospecha y sus rivales zaplanistas, Juan Costa a la cabeza, muy mosqueados con la decisión presidencial de lavar la cara con la cabeza del hermano pequeño de los Costa. Esperanza Aguirre, también muy bajo sospecha, hizo ya su propia catarsis de ceses autonómicos madrileños. No le servirá para justificar sus muchos cambalaches y triquiñuelas, pero sí le ha servido para mejorar su imagen frente a la de los capitidisminuidos Rajoy y Camps.

Javier Arenas, como los niños chicos en medio de una riña familiar, se tapa las orejas y grita que aquí no pasa nada y que cargará contra todo aquel que quiera aprovecharse del PP para medrar. Las mafaldas populares se hallan al albur de lo que vaya ocurriendo y Gallardón a su bola, de resaca olímpica. Todo presagia una guerra intestina, abierta y feroz, en la cúpula del PP. Una guerra a tres bandas, por lo menos, en la que más de uno luchará en dos en dos frentes antagónicos y de la que ninguno de los contendientes puede salir victorioso ¡Vaya berenjenal! La única solución que se me ocurre para salvar al PP de su autodestrucción es hacer desaparecer a todos los actuales protagonistas y sacar a la palestra a gentes de cuya honorabilidad nadie pueda dudar. Personajes como Manuel Pimentel, Alberto Núñez Feijóo, Antonio Basagoiti, Miguel Herrero de Miñón y algunos otros, que haberlos haylos.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris