Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Estimulación a medias

E. J. Dionne
E. J. Dionne
jueves, 8 de octubre de 2009, 22:43 h (CET)
WASHINGTON - Así que ahora sabemos: Que el plan de estímulo económico aprobado por el Congreso a principios de año no era lo suficientemente grande.

También sabemos que: Una vez que se asegure un proyecto de ley de salud - sí, tendrá uno - la administración Obama girará desde ese momento a las elecciones de 2010 en torno a empleo, empleo y empleo.

A la vista del paro constantemente elevado, los asesores económicos de la administración vienen revisando propuestas para crear empleo, y los ayudantes del Presidente Obama insisten en que eran conscientes desde el principio que el estímulo original, en palabras de uno de ellos, "nunca llenaría el retroceso de la recesión".

Por motivos políticos, lo que venga ahora no se llamará "un segundo estímulo," pero una mayor estimulación está muy presente en la mente de una administración que esperaba que el desempleo se estuviera desplomando a estas alturas del año.

Ya estamos viendo el principio de un debate que no nos va llevar a ninguna parte. Implica a aquellos que dicen que el estímulo funcionó y a aquellos que dicen que no lo hizo. Esto es absurdo porque el estímulo ciertamente "ha funcionado" en la medida en que pudo hacerlo. Casi todos los economistas respetables sostienen que sin él, la economía estaría en condiciones peores que hoy, y que el elevado gasto del estímulo este año evitará pérdidas de empleo aún mayores.

Pero ésta ha sido una recesión destructora de empleo tan profunda que ni siquiera los 787.000 millones de dólares bastaron, y los cambios acometidos para garantizar cierto apoyo bipartidista en el Senado el pasado febrero lo hicieron menos eficaz de lo que podría haberlo sido. Se debería, por ejemplo, haber incluido aún más ayuda a los gobiernos estatales y locales, y no había motivo para recortar el dinero de la construcción de escuelas que había aprobado la Cámara.

Por otra parte, simular como hizo el Congreso que una cara corrección del impuesto mínimo alternativo era "estímulo" simplemente se llevó por delante 70.000 millones de dólares que se podrían haber destinado a programas o recortes fiscales con mayor probabilidad de dar empleo a la gente.

La Casa Blanca está en posición de defender simultáneamente el estímulo y animar a hacer más. Si bien la ley de recuperación "ha sido un contribuyente importante a atajar la pérdida de empleo y salvar y crear empleo," decía un funcionario de la administración, "siempre hemos tenido presente que medidas adicionales para la creación de empleo eran algo que la administración iba a apoyar y planificar."

Es una señal de la gravedad del paro que hasta los izquierdistas que típicamente entienden los recortes fiscales como una forma muy ineficaz de reducir el desempleo sean ahora partidarios de dar incentivos fiscales a la creación de empleo -- una idea descartada de la propuesta original de estímulo.

Larry Mishel, presidente del Instituto de Política Económica, un laboratorio de ideas progresista, no cree que el incentivo fiscal baste por sí solo, y sigue decantándose por el empleo público, en especial en las zonas de elevado paro.

Sin embargo, Mishel dijo que ahora es partidario del recorte fiscal porque el paro es obstinadamente elevado. "Es una situación tan desesperada", dijo, "que tenemos que hacer lo que sea para atajarla."

La administración y el Congreso Demócrata también van a maniobrar rápidamente en sentido tradicional para inyectar dinero a la economía ayudando a los estadounidenses más perjudicados por la recesión. Se incluye la ampliación del seguro por desempleo, la ampliación de la cobertura de los vales de alimentación y ofrecer más ayuda para que los parados no pierdan la cobertura sanitaria. Todos conllevan un elevado rédito económico puesto que los receptores, a causa de la necesidad, gastan el dinero rápidamente.

Con tantos estados obligados ahora a recortar sus presupuestos y subir los impuestos al mismo tiempo -- lo contrario a un estímulo -- también es probable que haya más asistencia directa formando parte del nuevo paquete de creación de empleo.

Al igual que la deducción fiscal por creación de empleo, ayudar a los estados podría encontrar cierto apoyo Republicano. Por otra parte, 19 de las 37 gobernaciones en juego en 2010 están ahora en manos de los Demócratas, y muchas de las legislaturas estatales son vulnerables a una toma de control Republicano. Al aliviar la situación fiscal de los estados, una inyección de fondos federales también podría reforzar la situación política del partido que tiene el poder.

Al menos algunos economistas, según aliados de la administración, también sugieren formas de ampliar las medidas fiscales a la fabricación estadounidense e impulsar las compras públicas de productos de fabricación estadounidense.

Un enfoque más agresivo sobre el empleo es inevitable porque el elevado paro a lo largo de un largo periodo no sólo es un desastre social y económico sino que también es el mayor obstáculo al que se enfrentan los Demócratas en las elecciones de 2010. Pocas veces los imperativos políticos y económicos de una administración se han alineado tan estrechamente.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris