Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Empleo   Social  

El empleo en aumento, ¿a costa de qué?

El número de parados va en descenso, pero la calidad de vida de los trabajadores también
Violeta Sánchez Pintado
miércoles, 3 de agosto de 2016, 09:56 h (CET)
Empieza a oírse que "esto ya se va moviendo" en referencia a la economía y empleo. Cierto es que, en muchos casos, vamos viendo como familiares y conocidos encuentran por fin un empleo tras largo tiempo de búsqueda. Sin embargo, la desesperación por encontrar un empleo está alimentando el espíritu empresarial más sombrío, encontrándonos con situaciones en que, tristemente, casi ofrecemos nuestra alma al diablo para poder trabajar.

Pero, ¿trabajar para vivir? ¿Para ganar dinero? ¿Para formar una familia? Realmente eran los objetivos lógicos cuando los empleos que se encontraban disponibles contaban con unas condiciones laborales que comprendían que los trabajadores son seres humanos. Desgraciadamente, encontramos de todo y no todo es bueno: horarios de esclavitud en que no se respetan en absoluto lo establecido por contrato; salarios irrisorios o incluso pagos por trabajar (¡sí, esto es posible!) se encuentran a la orden del día.

Y de esta manera, nos convertimos en esclavos de trabajos de 12 horas diarias, con salarios que no alcanzan más de tres cifras y sin voz para quejarnos porque, en caso de hacerlo, coge la puerta porque en el cajón hay 50 currículums más. En este contexto, la vida se resume en acudir a trabajar (a menudo también los fines de semana), no poder ahorrar para actividades de ocio (aunque, total, tampoco tenemos tiempo) y no tener tiempo de formar una familia... o peor, no poder disfrutarla si ya existía.

Así que, señores empresarios y políticos, no estaría mal que, junto a los nuevos puestos de trabajo que se van creando, exista un mayor control de la calidad laboral. Más que nada, porque con una sonrisa se rinde mejor.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Caraduras y sinvergüenzas: la insoportable banalidad de la hipocresía

Detengamos las mentiras de los que solo piensan en términos cuantitativos de más o menos

Estupidez del sometimiento

Las decisiones frívolas de los gestores, convierten en estúpidos los sometimientos, aún con la gravedad del momento

¡Maldita falta de transparencia!

Hay que salvar las televisiones privadas para que no hablen mal de su pésima gestión, pero no miran las morgues abarrotadas de ciudadanos y ciudadanas que fallecieron por su negligencia

La vida después del virus

Aunque el presente pueda lucir sombrío, no siempre los tiempos difíciles representan malos augurios y la historia de las pandemias lo demuestra

​¡Maldita falta de transparencia!

¿Entienden ahora los injustos 15 millones que el gobierno ha dado a las televisiones privadas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris