Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Serán los impuestos los verdugos del PSOE?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 8 de octubre de 2009, 06:55 h (CET)
Les temo más que a una pedrea en campo abierto. Cuando oigo hablar de recuperación y veo que lanzan las campanas al vuelo, en un alarde injustificado de falso optimismo, empiezo a pensar que todavía nos queda por delante lo peor. Y no es que este mal sea privativo de nuestros políticos nacionales, no, de ninguna manera, el mal está tan generalizado que, nuestro nuevo “amigo”, el que sustituyó al denostado señor Bush y que prometía cambios radicales y enderezar la economía de su país, como quien lo hace con una vela de cera, el señor Barack Obama, no parece que, a la vista de algunos datos que van apareciendo sobre las finanzas de los EE.UU, tenga demasiado éxito en esta primera etapa de su gestión como presidente de la que, hasta ahora, se había considerado como la primera potencia mundial. Aparte de haber situado al dólar en la cuerda floja, hasta el punto de que ya se están barajando otras monedas o cestas de monedas para sustituirlo como moneda de referencia en las transacciones económicas; los datos que se van conociendo respecto a la situación de los bancos son, por lo menos, bastante preocupantes. El número de quiebras que en el 2007 se redujo a tres entidades bancarias; en el 2008 ya afectó a 25 pero, el salto cuantitativo espectacular se ha dado en este 2009, en el que han quebrado 98 nuevas entidades bancarias, lo que ha llegado a poner en números rojos a la FDIC (el fondo que garantiza los depósitos de los ciudadanos americanos) con un coste financiero de más de 43.000 millones de dólares.

Da grima pensar que, nuestro señor Rodríguez Zapatero, tiene puesta su mirada, como ejemplo a seguir, en el señor Obama que, a diferencia de su odiado señor Bush, se ha convertido en su mentor y guía “espiritual” en todo lo que se refiere a planteamientos económicos contra la crisis. Pero no lo debe hacer tan bien el mandatario norteamericano, cuando los últimos datos de empleo del pasado mes de septiembre, han dado a conocer un nuevo incremento del mismo que ya llega a la cifra de un 9’8%, con la destrucción de 263.000 empleos. No acaban aquí las preocupaciones del presidente norteamericano, porque, a lo anterior, se le añade una previsión de que la tasa de empleo puede llegar al 10% y enquistarse en esta cifra durante un tiempo no definido. Greenspan es contrario a adoptar nuevos planes de estímulo, arguyendo que el actual sólo ha sido aplicado en un 40% y ya se ha producido un debate entre economistas sobre la efectividad del mismo. De hecho, Obama se equivocó cuando propuso los 800.000 millones de dólares, diciendo que era imprescindible para que la tasa de paro no alcanzase al 10% cifra que, al parecer, ya está a la vuelta de la esquina. En los EE.UU el número de desempleados que se ha producido como consecuencias de la crisis ya alcanza a la cifra de 15’1 millones de personas. No parecen ser estas unas cifras muy alentadoras para echar cohetes, salvo que sea conveniente arrojar carnaza a la bestia para aplacarla ( en este caso la” bestia” sería el pueblo estadounidense)

Pero dejemos el “speculum” americano y regresemos a España. ¡Por fin hemos descubierto el enigma de los famosos “brotes verdes”, de los que nos habló la señora Salgado en una de sus primeras declaraciones como vicepresidenta del Gobierno!. Todos la interpretamos mal, pensando que, a lo que se estaba refiriendo era a una próxima salida de la recesión; nada más lejos de su ánimo, ella lo que pretendía era intentar avisarno de que, lo que tenía entre ceja y ceja, era aumentarnos los impuestos, pero no aquellos a los que ya estamos habituados a contribuir con nuestros dineros, no, no señores, ella de lo que nos avisaba era de que, con la excusa de esta “sostenibilidad verde”; con lo de “las energías renovables”; con el pretexto de evitar “el calentamiento climático”, lo que, en realidad, se proponía era “calentar los bolsillos de los ciudadanos” eso sí, todo ello envuelto en una capa de ecologismo para que así nos pareciera, a los contribuyentes, que el sablazo que les van a propinar a nuestros escuálidos bolsillos, resultará menos doloroso, más justificado, más soportable y menos indignante.

Porque, señores, lo del CO2 da para mucha tela. No les quepa la menor duda de que, con este nuevo invento, vamos a tener CO2 hasta en la sopa. Si respiramos seguramente emitiremos CO2; si vamos en moto generaremos CO2; si encendemos la chimenea lo mismo; es decir que han encontrado, con lo del CO2, el medio para, sin subirnos los impuestos, tengamos que pagar lo que seguramente se denominarán tasas ecológicas con las que nos van a freír vivos. ¡Ya me extrañaba la fijeza de ZP por la economía sostenible basada en el cambio! El cambio se reducirá a que, el Estado, va a querer imponernos, a los ciudadanos, un nuevo sistema económico, basado en un control de la oferta y la demanda por la Administración, que será quien nos diga si tenemos que comprar un coche eléctrico o si podemos ir al cine una o dos veces a la semana ¡todo para que no contaminemos! Nada de libertad de mercado ni la ley de la oferta y la demanda. A partir de ya entraremos en la etapa de las energías renovables ¿qué usted no sabe lo que son? Yo, tampoco; pero da lo mismo, porque todo se basa en el control, en la famosa EpC que adoctrina a los jóvenes para el pensamiento único; volvemos a las andadas, a los comisarios políticos, sólo que ahora se los llamará “jardineros ecológicos” pero que, para el caso, será lo mismo. La misma señora Salgado, cuando estaba en sanidad, ya quiso quitarnos el vino para que no nos sentara mal. En esto se basa, en imponernos a todos la pobreza para que así seamos todos iguales; si todos somos mendigos nadie tendrá envidia de los demás y el país, bajo la protección del Gran Hermano (1984, de G. Orwell) será el paraíso de la felicidad.

Claro que, “precisamente”, esto es lo que necesita España. Si la empresa está descapitalizada, sin pedidos y sobrada de personal, lo más “oportuno” es gravarla con más con impuestos, ecológicos o no, para que así, acabe de descuajaringarse. La Merkel ¡que no sabe lo que se pesca!, bajará impuestos, se ocupa de sus empresas (el caso de Opel es emblemático) el señor Sarkozy lo mismo, pero en España todo son brindis al Sol en este festival que tiene organizado nuestro Ejecutivo. Aquí estamos en manos del señor Méndez (“un economista de categoría”) que es quien dice si se han de subir o bajar impuestos; porque un sindicalista como él, acostumbrado a vivir del Estado y de acumular millones para su sindicato, es quien “mejor” podrá aconsejar a ZP. Sí señores, lo que ahora es urgente es ampliar el aborto para que Bibiana se ponga una medalla, aunque, miren por donde, esta batalla la está perdiendo ante la opinión pública que, de estar un 57% a favor de la reforma ahora está en minoría, porque ya hay una mayoría (46% sobre 44%) que está en contra. ¿Por qué no se atreve el PSOE a hacer un referéndum, para que así sepamos el apoyo con el que cuenta este nuevo bodrio de Ley, cuyo borrador aprobaron en el Consejo de Ministros. No se atreverán, porque saben que perderían. Y es que ya están empezando a pintar bastos para quienes han pretendido dividir a España y llevarla a la órbita de los H.Chávez, Lugo, Morales etc. No hay duda, la gran amenaza para Zapatero no está en la Derecha, está precisamente en lo que será su talón de Aquiles, el paro y el empobrecimiento de la ciudadanía.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris