Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Obligación y fraude fiscal... y consumo

Ángel Morillo (Badajoz)
Redacción
miércoles, 7 de octubre de 2009, 08:14 h (CET)
No hace falta ser ecónomo ni director del Observatorio Social de España para deducir que el hecho de que el porcentaje de carga fiscal española sea más bajo que el de la UE-15 signifique que se soporta menor estrujón fiscal. Ya que, es incontestable que, como éste se determina sobre el salario, dos puntos sólo por debajo (32% la UE, 30% España) de una percepción que es menos de la mitad que la de los europeos, dan como resultado el que, aunque nuestra servidumbre fiscal sea porcentualmente inferior, nuestro poder adquisitivo se vea muy afectado: Pues, en tanto que a los ciudadanos de la UE les quedan para vivir unos 24.000 €/año (a alemanes, nórdicos e ingleses algo más de 30.000 €), nosotros sólo metemos en casa unos 12.000 €/año (sin contar Extremadura, obviamente, que no llega a 9.000 €/año); y al mismo tiempo, para colmo, ocurre que nuestro Gasto Social (con el que financiar las pensiones, la sanidad, la vivienda social, la escuela, etc.), con un PIB similar a la media europea, sólo es el 74% de su promedio (un 20,8% del PIB, siete puntos por debajo de la media europea), lo que significa que decir que tenemos el gravamen público más bajo de Europa es pura argucia.

Pero, ya que hablamos de poder adquisitivo, se debe saber que el de los españoles ha aumentado un infame 0,4% en los últimos diez años; frente al 27,3% de ingleses o el 21,8% de polacos. Queda claro que somos los peores de la UE en evolución de salarios, un 18% inferiores a los de Italia, un 27% más bajos que los de Francia y un 37% inferiores a los de Alemania, según datos del 2008. Así pues, algunos deberían pensar que si no tenemos suficiente poder adquisitivo, ¿quién comprará todo lo que se produce que no es básico para vivir?, ¿Cómo pagaremos los impuestos? Y si no pagamos, ¿de qué viviréis vosotros?

No puedo asegurar que en lo de la defraudación fiscal si estemos a la cabeza, porque, hay que contar con los italianos que “dan codazos hasta en los sprint del ciclismo”. Desde luego, de lo que no hay duda es que los empresarios se valen de todas las artimañas habidas y por haber para no pagar (incluso regalando viajes a tutiplén); los profesionales (los que están dados de alta, porque “escondidos” en sus domicilios hay la tira) trapichean que es un gusto; los autónomos (¡pobres trabajadores, algunos!) hay que ver la que tienen formada con la Ley de Módulos y el IVA; y los ricos y poderosos y las élites, todo el mundo sabe, que están en las SICAVs, donde no se paga nada más que el ¡1%! “de lo que se quiere declarar”. El resultado de todo esto es que la bolsa de malversación ronda ya el 23% de la riqueza nacional. Así, quizás sea que estos “colectivos” estén influenciados por el abuso salarial y la corrupción que reina en los ámbitos de la política. Un macro-escándalo universal, no sólo español, que, por supuesto, condiciona.

No quiero pasar al consumo sin antes decirles que, ya que, hablamos de IRPF, sorprende que otro ministro (también “economista”, como todos), Miguel Sebastián, diga que hay que bajar el tramo máximo del 43% y no se le ocurra subir, sería lo lógico, hasta ese índice las rentas del capital más cuantiosas, para que capital y trabajo –es lo menos que se puede pedir- tributen, al menos en parte, lo mismo. ¿No será, quizás, que D. Miguel pretende hacer bueno eso de: “Fue el Estado y no el mercado quien los enriqueció”?

Y ya, el consumo, pues de él depende, al parecer, el 70% de la economía: Si en la Europa desarrollada apenas se ha resentido debido a que los salarios son normales para los tiempos que corren; aquí, que son de los más bajos de la UE, ha caído en picado (aunque otro ministro “economista”, el Sr. Corbacho, nos quiera convencer de lo contrario), y ahora, con la subida de impuestos anunciada, se debilitará aún más. No se explica cómo los empresarios quieren encima bajar los estipendios. ¿A quienes pensarán venderle lo que fabrican si ni siquiera se va a poder hacer buena la incongruencia de que a los pobres nos gusta mucho comprar? Elevar impuestos a los trabajadores y moderar salarios son dos objetivos que se dan de bruces. Para que se recupere el consumo –única arma para combatir el desempleo- hay que hacer lo contrario, que es lo que hace Europa. Allí para aumentarlo, no para recuperarlo.

En fin…, que politicastros y patronos hacen buen uso de su conciencia errónea, olvidando que hay ciudadanos que, como los sabios del proverbio, hablan porque tienen algo que decir; mientras ellos, sin hacerles caso y tontamente, hablan porque tienen que decir algo.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris