Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Enfado nacionalista

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
miércoles, 7 de octubre de 2009, 00:53 h (CET)
Durante el Gobierno del PNV, los ‘borrokas’ campaban a sus anchas, sin que nadie les dijera nada sobre las barbaridades que cometían a diario, excepto algunos medios de comunicación comprometidos contra el terrorismo y los políticos del Partido Popular, que eran en ese momento quienes más sufrían el acoso de ETA y de su entorno.

Los terroristas y los defensores del mundo abertzale dibujaban, un día sí y otro también, dianas con la cara de algunos políticos vascos, tanto del PSOE como el PP; pero fundamentalmente de estos últimos. Y no solo eso, sino que se reían a la cara de las víctimas, a quienes humillaban, despreciándolas y vejándolas. Todo eso iba acompañado de la vista gorda, la aquiescencia y las lágrimas de cocodrilo del Partido Nacionalista Vasco, Eusko Alkartasuna y el único representante comunista que seguía perdido y apoltronado en el Gobierno vasco. A ese silencio acompañado de consentimiento había que unir las constantes bravuconadas de Arzallus y demás secuaces proclives a la banda asesina.

Hoy día, cuando las cosas han empezado a cambiar en Vascongadas, gracias al pacto PP-PSOE, y por allí arriba se empieza a vivir de forma más protegida y democrática, los seguidores etarras se quejan porque ha salido a la luz un video en el que se rasgan carteles con caras de etarras y se efectúan ejercicios de tiro con esas caras como diana. En una palabra: nada del otro mundo.

Ante los acontecimientos de los últimos días, comprobamos que el mundo abertzale sí podía vejar a las víctimas y a sus familias; pero, cuando les toca a ellos, ponen el grito en el cielo y sienten dolor cuando se ven en el espejo. También otros “borrokas” políticos, como los integrantes de Eusko Alkartasuna, han puesto ‘el grito en el cielo’. Lo que faltaba para completar cuadrar el euro. No vamos a decir aquello de “ajo, agua y resina”, pero que nadie dude que eso mismo es el pensamiento de un importante sector del pueblo vasco y del español.

Eusko Alkartasuna ha quedado con las posaderas al aire, porque puede deberse a un simple montaje. El hecho de que aparezcan personas con pasamontañas realizando los actos citados, no quiere decir que sean policías ni se ha demostrado que lo sean, ni se va a demostrar.

Ya hubiera gustado a la ciudadanía que PNV, EA y todos los partidos, grupos y grupúsculos que apoyaron al Gobierno vasco nacionalista, hubieran protestado por el abuso cometido por Conde Pumpido, al pedir que se archive la traición al Estado de Derecho.

Una traición que es inasumible e intolerable por el chivatazo dado al entorno etarra desde el lado democrático instalado en las reservadas cloacas del Estado; las mismas que albergaron el GAL, los abusos con fondos reservados y el reparto de caras y lujosas dádivas a esposas de políticos en activo, además de a mujeres de moral distraída: recuerden las fiestas y festines de Luis Roldán y su camarilla.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris