Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Sociedades que hacen imposible la convivencia

Mario López
Mario López
miércoles, 7 de octubre de 2009, 00:46 h (CET)
A las grandes fortunas, a las SICAV, el Gobierno no le mete mano porque se irían del país a otros lugares donde poder seguir creciendo alegremente sin tener que rendir cuentas a nadie. En cambio a los trabajadores se nos puede bajar el sueldo, subir el IVA o el IRPF o, sencillamente, ponernos de patitas en la calle, porque no tenemos a donde irnos, o si emigramos siempre será un pequeño alivio para la tesorería del Estado.

Con estos tratos tan asimétricos –por usar un término en boga- se hace difícil la convivencia. No digo que de la noche a la mañana el pueblo irritado se vaya a sublevar contra el orden establecido, pero dentro de un cierto tiempo puede ser que sí. Y lo deseo de corazón. Si queremos una convivencia en paz y democracia tenemos necesariamente que quitar de la circulación unas cuantas sociedades que nos producen un quebranto inmenso. Una de ellas, por no centrarme exclusivamente en las SICAV, es la Western Union. Ayer fui a Correos para mandarle a mi chaval un dinero que necesitaba con urgencia. A Montpellier. Pues resulta que me cobraron de comisión nada más y nada menos que 21.50 euros de vellón. Me dieron un número que le habría de valer a mi hijo para cobrar el dinero. Pues bien, hoy me llama por teléfono el muchacho para que le de todos mis datos (es un tanto despistado y no se acordaba bien de la calle donde vivo) y la cantidad exacta del dinero que le mandé. Sin esos datos, no podría cobrar. Esto es, además de los 21.50 euros de la comisión, he gastado alrededor de otros diez en la conferencia telefónica. Así es completamente imposible vivir. No se puede convivir con buitres que te están comiendo el hígado a la primera que te descuidas. El Gobierno pensará, quizá con razón, que a los ricos no se les puede tocar el bolsillo. Pues que sepa que a los pobres tampoco se nos puede tocar más abajo.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris