Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Sociedades que hacen imposible la convivencia

Mario López
Mario López
miércoles, 7 de octubre de 2009, 00:46 h (CET)
A las grandes fortunas, a las SICAV, el Gobierno no le mete mano porque se irían del país a otros lugares donde poder seguir creciendo alegremente sin tener que rendir cuentas a nadie. En cambio a los trabajadores se nos puede bajar el sueldo, subir el IVA o el IRPF o, sencillamente, ponernos de patitas en la calle, porque no tenemos a donde irnos, o si emigramos siempre será un pequeño alivio para la tesorería del Estado.

Con estos tratos tan asimétricos –por usar un término en boga- se hace difícil la convivencia. No digo que de la noche a la mañana el pueblo irritado se vaya a sublevar contra el orden establecido, pero dentro de un cierto tiempo puede ser que sí. Y lo deseo de corazón. Si queremos una convivencia en paz y democracia tenemos necesariamente que quitar de la circulación unas cuantas sociedades que nos producen un quebranto inmenso. Una de ellas, por no centrarme exclusivamente en las SICAV, es la Western Union. Ayer fui a Correos para mandarle a mi chaval un dinero que necesitaba con urgencia. A Montpellier. Pues resulta que me cobraron de comisión nada más y nada menos que 21.50 euros de vellón. Me dieron un número que le habría de valer a mi hijo para cobrar el dinero. Pues bien, hoy me llama por teléfono el muchacho para que le de todos mis datos (es un tanto despistado y no se acordaba bien de la calle donde vivo) y la cantidad exacta del dinero que le mandé. Sin esos datos, no podría cobrar. Esto es, además de los 21.50 euros de la comisión, he gastado alrededor de otros diez en la conferencia telefónica. Así es completamente imposible vivir. No se puede convivir con buitres que te están comiendo el hígado a la primera que te descuidas. El Gobierno pensará, quizá con razón, que a los ricos no se les puede tocar el bolsillo. Pues que sepa que a los pobres tampoco se nos puede tocar más abajo.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris