Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Empresarios cristianos; uniros a los trabajadores

Antonio Cánaves (Palma)
Redacción
sábado, 3 de octubre de 2009, 13:10 h (CET)
Ciegos de lo que el futuro les deparaba, el silencio de pequeños y medianos empresarios, por la fuga de grandes empresas, llevándose las fábricas al tercer mundo para abaratar costes: mano de obra, materias primas, leyes laxas, sobornos a gobiernos corruptos… Abriendo nuestras fronteras para la entrada de productos extranjeros, sin los gravámenes adecuados para que la producción nacional o local pueda competir con los productos importados: china, india, malasia… nos aboca al cierre progresivo e imparable de pequeños y medianos negocios, cuyos productos se pueden fabricar en cualquier país con mano de obra mas barata que la nuestra.

La Organización Mundial de Comercio y su política arancelaria es el instrumento para el cierre de pequeños y medianos negocios que no tienen la envergadura para trasladarse al tercer mundo, y beneficiarse de las prebendas de la “ética y cristiana” explotación de los pobres, sean niños o ancianos, hacinados en guetos, en jornadas interminables, en trabajos insalubres y sin medidas de seguridad, sin régimen fiscal…

Así toda la gama de pequeños empresarios, deslumbrados por las fusiones y los balances de beneficios que cada año anuncian las grandes empresas, en lugar de poner el grito en el cielo, cada vez que se deslocaliza una empresa en el extranjero y apoyar a los trabajadores amenazados con reducción de plantilla o con el cierre de empresa: claman al gobierno y al cielo para que les saque de la ruina, inconscientes de que su fuente de admiración es la causa del cierre de sus negocios

Hay que acabar con esta rueda de explotación, que a marchas forzadas provoca el cierre de empresas y lleva al paro a millones de trabajadores y a un buen número de empresarios. Tenemos que plantear un nuevo modelo económico que aúne y beneficie a trabajadores y empresarios por igual, para que estos desaprensivos que en nombre de Dios y la competitividad solo buscan aumentar beneficios de directivos y accionistas, sin importarles los trabajadores que levantaron la empresa, y se vean en la disyuntiva de repartir los beneficios que genera la empresa o cerrar el negocio.

No esperemos milagros, el clero mundial al servicio de los ricos se mantendrá calladito, no sea, que peligren las sustanciosas ganancias de sus inversiones, que generan la explotación de los pobres, a los que luego enviara a su legión de misioneros y ongs para consolarlos de su desgracia.

Así, el aliciente para que el consumidor no consuma productos fruto de la explotación del tercer mundo, es la preservación de su empleo, lo que a la larga obligaría a todas las empresas a nivel mundial a repartir beneficios a partes iguales entre todos los que participan del proceso de producción. Ya que de otro modo no encontrarían, ni salida a sus productos, ni trabajadores dispuestos a trabajar en sus negocios por un salario. La implantación de estas medidas eliminaría la división en ricos y pobres. Y las empresas con el anticristiano objetivo de generar beneficios solo para jefes y explotar a los trabajadores con un salario, simplemente desaparecerán.

Es hora de que los pobres dejemos de ser esclavos sumisos y dejemos de traer hijos al mundo, que el día de mañana serán utilizados como carne de explotación, para enriquecer a los ricos que ocupan los primeros puestos en iglesias, sinagogas, mezquitas, catedrales, y demás templos que dan cobijo aquellos que en nombre de Dios o del progreso se enriquecen a costa del trabajo del prójimo, a los que según el evangelio, deberían amar.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris