Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Inmolación silenciosa

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
sábado, 3 de octubre de 2009, 13:09 h (CET)
Diariamente se asesinan en el mundo cerca de 100 millones de niños en los chiringuitos abortistas. Son bebés, extirpados y sus morfologías se destinan a la investigación, a la elaboración de cremas o al recipiente de la basura. ¿No es terrible y horrible? ¿Cómo respondemos?

El aborto responde a la ignorancia, presiones y soledad que sufren las madres embarazadas en apuros. La solución que se ha de dar, ¿no es ayudarlas, en lugar de empujarlas a masacrar al hijo?. El aborto se cobra dos víctimas: el hijo, que muere asesinado, y la madre, que arrastrará el "síndrome post-aborto" durante toda su vida. Para la madre "es más fácil sacarse un hijo del vientre que de la cabeza" y, también, que " pesa menos un hijo en los brazos que sobre la conciencia".

El abortar no es un derecho, es una agresión, un asesinato. Esta beligerancia contra la existencia, se está extendiendo por Europa, Estados Unidos y los países hispanoamericanos. Allí han proliferado las iniciativas en defensa de las mujeres y de los chiquillos nonatos. Es célebre la tenaz labor de un facultativo, adalid de la guerra israelí, el especialista Eli Schussheim, que desde hace unos treinta años preside la mayor institución antiabortista de su país.

Regresó a Israel proveniente de Argentina. En 1977 se enfrentó al decreto que legitimó la aplicación del aborto en Israel. Fue el iniciador de Efrat, institución que está dirigiendo una gran labor para la protección de los bebés. Ha recuperado, en estos años, a 17.000 vástagos de la masacre del aborto. Sólo el pasado año, la suma se elevó a 2.000 niños.

Su institución persuade a las jóvenes frágiles para que no aborten y han manifestado la necesidad de “restaurar el derecho de escoger la vida”. Los componentes de Efrat no titubean al tachar de “holocausto silencioso” los dos millones de críos abortados en Israel desde 1948, fecha de la constitución del Estado de Israel.

Schussheim ha conseguido, tras múltiples pugnas con el poderoso Consejo de los Rabinos de Israel, que se censuraran los abortos y que se instituyera una comisión para impulsar, en el Parlamento israelí, la práctica rigurosa de la actual reglamentación o la anulación de las prácticas abortivas.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris