Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Una deriva de infarto

Mario López
Mario López
viernes, 2 de octubre de 2009, 00:56 h (CET)
Lamento profundamente el microinfarto sufrido por la periodista María Antonia Iglesias el pasado sábado. Sobre todo porque hasta hace una semana he estado, por regla general, bastante de acuerdo con ella. Pero nos exponemos a estas cosas cuando, apartándonos del recto proceder, defendemos lo indefendible y justificamos lo injustificable.

Y menos mal que sólo ha sido un microinfarto. Antiguamente, en tiempos de Maricastaña, por hacer este tipo de cosas se abría el cielo sobre tu cabeza y un rayo justiciero te partía por la mitad, desde la coronilla hasta el perioneo (región de la humana geografía delimitada entre el ano y el escroto no reconocida por la RAE, entre otras repúblicas del verbo). La última deriva de PRISA es de risa si no fuera por el daño que está haciendo a la honorabilidad de la prensa de este país. Los tres poderes de nuestro Estado de derecho se han afanado durante años en el insólito empeño de desprestigiarse a sí mismos todo lo que han podido, que no ha sido poco. Ahora le toca el turno al cuarto poder, por medio de su buque insignia. Pues ya está hecho. Detrás de todo esto está la vieja guardia felipista que en su momento se encargó de traicionar la confianza que depositamos diez millones de ciudadanos sin apenas conocerlos, en los albores de nuestra cochambrosa democracia, para acabar entregando el poder a la derecha a golpe de corruptelas. Ahora vuelven a la carga para devolver una vez más el poder a la derecha (¿a Gallardón quizá?), atacando a Rodríguez Zapatero con un furor a todas luces injustificable. De verdad que esto hay que verlo para creerlo.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris