Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Una deriva de infarto

Mario López
Mario López
viernes, 2 de octubre de 2009, 00:56 h (CET)
Lamento profundamente el microinfarto sufrido por la periodista María Antonia Iglesias el pasado sábado. Sobre todo porque hasta hace una semana he estado, por regla general, bastante de acuerdo con ella. Pero nos exponemos a estas cosas cuando, apartándonos del recto proceder, defendemos lo indefendible y justificamos lo injustificable.

Y menos mal que sólo ha sido un microinfarto. Antiguamente, en tiempos de Maricastaña, por hacer este tipo de cosas se abría el cielo sobre tu cabeza y un rayo justiciero te partía por la mitad, desde la coronilla hasta el perioneo (región de la humana geografía delimitada entre el ano y el escroto no reconocida por la RAE, entre otras repúblicas del verbo). La última deriva de PRISA es de risa si no fuera por el daño que está haciendo a la honorabilidad de la prensa de este país. Los tres poderes de nuestro Estado de derecho se han afanado durante años en el insólito empeño de desprestigiarse a sí mismos todo lo que han podido, que no ha sido poco. Ahora le toca el turno al cuarto poder, por medio de su buque insignia. Pues ya está hecho. Detrás de todo esto está la vieja guardia felipista que en su momento se encargó de traicionar la confianza que depositamos diez millones de ciudadanos sin apenas conocerlos, en los albores de nuestra cochambrosa democracia, para acabar entregando el poder a la derecha a golpe de corruptelas. Ahora vuelven a la carga para devolver una vez más el poder a la derecha (¿a Gallardón quizá?), atacando a Rodríguez Zapatero con un furor a todas luces injustificable. De verdad que esto hay que verlo para creerlo.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris