Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Una sociedad para todas las edades

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
jueves, 1 de octubre de 2009, 06:37 h (CET)
La ONU designó el primero de octubre, Día Internacional de las Personas de Edad. “Hacia una sociedad para todas las edades” es el tema elegido para la conmemoración. La verdad que me parece muy acertado, no en vano toda actividad que realizamos cualquier persona, en cualquier edad, transcurre dentro de un colectivo, sin que pueda nadie abandonarse a su influjo. Vivimos momentos de muchos cambios y, desde luego, debemos replantearnos que las relaciones entre las diversas generaciones, lejos de separarse, deben reforzarse, estableciendo vínculos más fuertes, más comprensivos de todos para con todos. Si queremos una sociedad justa, ésta debe oír, asistir y acompañar a todos sus miembros. Precisamente, el grado de civismo de una comunidad se mide por el diálogo entre culturas y por la protección prestada a las personas más débiles del entramado social.

Para todas las edades hay que reinventar una sociedad globalmente acogedora, inclusiva y no excluyente. Sería mezquino parcelar la humanidad por los años vividos. Cada vida es un mundo y un mundo necesario para compartir. El mayor mal es la indiferencia de unos para con otros, la ausencia de amor y generosidad, la terrible apatía hacia nuestros convecinos y la no escucha generacional. La vida de cada uno, por ínfima que nos parezca, es en sí misma el máximo valor en cualquiera de sus etapas. La infancia como la juventud, la edad adulta o la ancianidad, tienen sus propias maneras de ver, pensar y sentir; nada sería más absurdo que obviar lo mucho que puede aprender un adulto de un niño o un niño de un adulto.

Es el momento de educar para la equidad intergeneracional. Toda persona necesita su espacio social, sentirse aceptado. Cualquier marginación de la sociedad multigeneracional, va en detrimento del propio ser humano. Para ello, hace falta el respeto por la vida en todas sus fases. Algo, que por desgracia, tantas veces queda en entredicho. Ha llegado el tiempo de comenzar a actuar con miras a un efectivo cambio de mentalidad respecto a las etapas que vive todo ser humano. Para empezar, hay que tomar en serio la humana aspiración a la felicidad, servirla y dejarse servir por ella. Un buen deber ciudadano. Está visto que nadie puede ser feliz si no se aprecia a sí mismo y no aprecia a los demás, considerándolos como parte de sí. Acción, pues.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris