Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   ¿Es sólo un deporte?   -   Sección:  

Quién manda

Miguel Cañigral
Miguel Cañigral
@mcanigral
miércoles, 30 de septiembre de 2009, 06:02 h (CET)
Hay equipos que podrían funcionar sin entrenador. Es tal la calidad de algunas plantillas que sobre el terreno de juego no tendrían problema en jugar y ganar si que nadie desde la banda les mande instrucciones. Pero no llegarían lejos, porque sin reglas al final los equipos se descomponen.

Por tanto, aceptamos que la figura del entrenador es fundamental. Es el que manda dentro de un equipo. Decide las alineaciones y las estrategias, puede ganar una Liga o destrozar a un equipo.

Pero dentro de los clubes hay otra figura que a veces manda más que el entrenador. Y éste es el director deportivo. En resumidas cuentas, es quien ficha y el que vende. Y esa fuerza abstracta que aporta tener el poder a la hora de decidir los fichajes provoca, en algunos directores, un complejo de superioridad por el que se creen con capacidad para decidir que plantilla necesita el equipo.

Son muchos los casos de enfrentamientos entre técnico y director deportivo. Pero también lo son los casos de presidentes con ganas de jugar a cualquier videojuego manager del estilo del PC Fútbol, que decide que jugadores formarán la plantilla sin tener en cuenta las peticiones del entrenador.

Realmente es complicado ver una relación amistosa entre el entrenador y la figura del director deportivo. Las necesidades de la plantilla se cruzan, muchas veces, con las necesidades del club. El dinero, la publicidad, el marketing…Todo cuenta a la hora de decidir un fichaje.

Lo que me pregunto desde hace varios años es si no sería posible una comunión absoluta entre los dos. Está claro que cada uno defiende sus intereses, pero mejor resultados obtendrían si ambos defendiesen los mismos intereses. Casos como el de Carboni-Quique Flores o Schuster-Calderón, no tienen cabida en la Premiership. Allí el técnico es el que decide. Se implica en el club y no sólo entrena sino que dirige todo el aspecto deportivo.

El ejemplo más claro: Rafa Benítez. Se marchó del Valencia harto de las complicaciones de una directiva que jamás cedió a sus peticiones. Ahora en el Liverpool disfruta de una libertad absoluta para fichar, cuyos límites se encuentran sólo en la capacidad económica del club.

Se trata de decidir quién manda en el equipo. El entrenador que es el que dirigirá a los jugadores o el director deportivo, que ficha a los jugadores. Mucho mejor un director deportivo que fiche y entrene a los jugadores que cree que necesita, ¿no?

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris