Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Punto de Mira   -   Sección:   Opinión

Alemania: una lección liberal

Raúl Tristán

miércoles, 30 de septiembre de 2009, 06:54 h (CET)
Hace tiempo que desistí de imaginar un futuro en este país en el que los liberales llegaran a gobernar.

En Pateticolandia, las única opciones políticas son tres: las sectas nacionalexcluyentes, las progresías agitprop, y el conservadurismo pacato. Tres partitocracias a cual más burda, maligna y tendenciosa.

En esta piel no de toro, sino de burro, liberal se asocia con capitalismo, craso error, pues nad más alejado de la realidad. despreciando la verdadera esencia del liberalismo radical: la defensa acérrima del individuo, sus libertades y derechos, por encima de entelequias, construcciones y artefactos como la Sociedad, el Estado, los Grupos…

El liberal es, ante todo UNO, INDIVIDUO, SER DIFERENCIADO, germen y origen de libertades inalienables.

Lo que demuestran tener muchos temerosos de “lo liberal”, es, como estudió Erich Fromm, un enorme miedo a la libertad. Porque a la libertad le es consustancial la responsabilidad, y aquel que teme responsabilizarse, que teme, decidir por si mismo, que teme actuar, y teme tener derecho al humano errar, teme la libertad, y prefiere escudarse, ocultarse, parapetarse en esas extrañas criaturas inanes que hemos dado en llamar Sociedad y Estado.

Reconoceréis sin duda a los temerosos, entre aquellos que achacan a la sociedad o al estado todos sus males, porque son incapaces de asumir su propia culpa, su propia decisión y elección vital.

Dijo Karl Popper que “…por liberal no entiendo una persona que simpatice con algún partido político, sino simplemente que atribuye importancia a la libertad individual y es consciente de los peligros inherentes a todas las formas de poder y de autoridad” y este es otro de los grandes males del liberalismo: los liberales no nos dejamos etiquetar por izquierdas ni derechas, ni nos permitimos adocenarnos, ni somos borregos de una grey, ni nos sometemos, ni somos clientelistas… y por ello no hay partido sobre la faz de la Tierra que quiera admitirnos en sus filas, ni en cuyas filas nos sintamos cómodos.

Hoy, quizás, debiera ser alemán, y no español…

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris