Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Momento de reflexión  

Virginidad Subastada

Octavi Pereña
Octavi Pereña
miércoles, 30 de septiembre de 2009, 06:52 h (CET)
Natalie Dylan es una joven estudiante de San Diego, California que subasta su virginidad par pagar sus estudios. Afirma que su oferta de pasar una noche con ella ha persuadido a 10.000 hombres a tener sexo con ella. La prensa inglesa afirma que un empresario australiano de 39 años ha hecho la oferta más alta, pero las pujas no han cesado. Dylan afirma que lo que hace no la degrada. Esta joven estudiante vende su virginidad al mejor postor y cree que tanto ella como el que paga más, sacarán provecho de esta transacción.

El comportamiento de Natalie es espiritual y debe analizarse espiritualmente. La joven es consciente de que “mucha gente la condenará por ello porque es tabú, pero para mí no es problema”. El comportamiento humano no puede medirse por los sentimientos porque nacen de corazones engañosos que hacen creer que lo bueno es malo y lo malo bueno. Los convencimientos deben contrastarse con la plomada de la Palabra de Dios que detecta la peligrosidad del desvío que toman.
El sexo no puede convertirse en una transacción comercial, sea el motivo que sea. Una relación sexual retribuida, tenga la apariencia que tenga, es prostitución.
Natalie puede pensar que subastar su virginidad para pagarse los estudios está bien. Se equivoca. El sexo debe compartirse motivado por el amor, que no debe confundirse con pasión. Una noche para pagarse los estudios puede ser el inicio de una caída moral. Aún cuando no lleve a desórdenes sexuales graves, siempre queda el remordimiento de conciencia que no puede apagarse con una himenoplàstia. La idea de que somos dueños de nuestro cuerpo y que podemos hacer con él lo que nos plazca nos ha llevado a la “liberación sexual” que tantos estragos ocasiona y que se quieren restringir vendiendo preservativos a bajo coste. Una noche de juerga combinada con alcohol y drogas puede acabar con la pérdida de la virginidad con un desconocido y acompañada de un embarazo no deseado. La velada que comenzó con alegría y un desear pasárselo bien, finaliza con frustración y el deseo de esconder el resbalón con el aborto.

De las misma manera que hay leyes físicas que rigen el buen funcionamiento del mundo material, las hay de morales que regulan el correcto funcionamiento del ser humano. Los principios éticos dados por Dios no son para hacer la puñeta a los hombres, todo lo contrario, para su felicidad.

Se quiera reconocer o no, la trasgresión de los principios éticos dados por Dios produce sentimientos de culpabilidad que a menudo se quieren esconder ahogándolos en el alcohol, las drogas…, es un esconder la cabeza bajo el ala. Sólo el arrepentimiento y la confesión a Dios las transgresiones devuelve la paz al alma porque la sangre de Cristo derramada en el Gólgota borra todos los pecados y, con la limpieza , los sentimientos de culpabilidad.

Noticias relacionadas

El horizonte declara…

Poema de Aurora Peregrina Varela Rodríguez

Noche de enero

Un poema en prosa de Francisco Castro

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris