Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

En defensa del Constitucional

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
martes, 29 de septiembre de 2009, 07:41 h (CET)
Quienes más acusan de politización al Tribunal Constitucional son los más politizados. Los partidos políticos o personajes de partido , principalmente los radicales. Intentan deslegitimarlo ante la opinión pública, desprestigiarlo para restarle autoridad para cuando se pronuncie, en un sentido u otro, sobre el Estatut de Cataluña, intentando justificar así cualquier reacción de desacato o irracional.

Es una gran incongruencia. ¿Cómo pueden acusar de politización al Constitucional precisamente los entes (partidos) cuya naturaleza y función es la misma política? En el fondo, de lo que le acusan es de no hacer su política, su política partidista. De no pronunciarse como a ellos les gustaría.

Cierto que el Tribunal Constitucional es un organismo político, pero de alta política y para la alta política. No para la pequeña política partidaria. No es un estricto tribunal jurídico. Es el máximo intérprete de la Constitución y de la constitucionalidad de las normas y actos con trascendencia jurídico-política. Esta es su naturaleza y función. Va más allá de lo estrictamente jurídico, que es la aplicación de las leyes. Interpreta y aplica la gran ley, la Carta Magna votada por el pueblo.

Su composición es plural y la han decidido los políticos, representados en el Congreso, en el Senado y en el Gobierno. Esta pluralidad, la solvencia de los magistrados que lo componen, su compromiso de juzgar con honestidad y sabiduría, y la necesidad de decidir por mayoría son una garantía mucho mayor que si sus decisiones dependieran de meros políticos o de partidos políticos.

Con todos sus defectos –excesiva dependencia política de sus miembros, en razón de su nombramiento (cosa decidida por los políticos)- y de sus carencias –no todos están a la altura de su misión, dada la forma de ser escogidos (decidida también por los políticos)- , y de sus enfrentamientos (normales cuando las materias son difíciles y susceptibles de varias interpretaciones), el Tribunal Constitucional es aun la instancia jurídico-políca más autorizada, solvente, equilibrada y neutral para emitir veredictos en la alta política.

Y todas las críticas que se le puedan hacer, merecidas en muchos casos, no invalidan sus decisiones. Y las acusaciones de politización procedentes precisamente de los más politizados partidistamente, suenan más a intereses concretos, por legítimos que sean, que a juicios serenos y objetivos.

Noticias relacionadas

La radio

Hoy es el día de los enamorados y ayer fue el día de la radio

Singularidad reformista

​Desde Cataluña a Venezuela, pasando por...; pretenden reducirnos a simplismos homogéneos. Precisamos de revulsivos plurales

​Los independentistas y sus violencias

Una parte no puede levantarse contra el todo de una nación

Runrún electoral, Falcon y Pedro Sánchez

"Sin PGE, Sánchez no se come la sentencia de El Procés. Disuelve"

Keep Calm, Sánchez

La carta que el presidente esconde bajo la manga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris