Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

En defensa del Constitucional

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
martes, 29 de septiembre de 2009, 07:41 h (CET)
Quienes más acusan de politización al Tribunal Constitucional son los más politizados. Los partidos políticos o personajes de partido , principalmente los radicales. Intentan deslegitimarlo ante la opinión pública, desprestigiarlo para restarle autoridad para cuando se pronuncie, en un sentido u otro, sobre el Estatut de Cataluña, intentando justificar así cualquier reacción de desacato o irracional.

Es una gran incongruencia. ¿Cómo pueden acusar de politización al Constitucional precisamente los entes (partidos) cuya naturaleza y función es la misma política? En el fondo, de lo que le acusan es de no hacer su política, su política partidista. De no pronunciarse como a ellos les gustaría.

Cierto que el Tribunal Constitucional es un organismo político, pero de alta política y para la alta política. No para la pequeña política partidaria. No es un estricto tribunal jurídico. Es el máximo intérprete de la Constitución y de la constitucionalidad de las normas y actos con trascendencia jurídico-política. Esta es su naturaleza y función. Va más allá de lo estrictamente jurídico, que es la aplicación de las leyes. Interpreta y aplica la gran ley, la Carta Magna votada por el pueblo.

Su composición es plural y la han decidido los políticos, representados en el Congreso, en el Senado y en el Gobierno. Esta pluralidad, la solvencia de los magistrados que lo componen, su compromiso de juzgar con honestidad y sabiduría, y la necesidad de decidir por mayoría son una garantía mucho mayor que si sus decisiones dependieran de meros políticos o de partidos políticos.

Con todos sus defectos –excesiva dependencia política de sus miembros, en razón de su nombramiento (cosa decidida por los políticos)- y de sus carencias –no todos están a la altura de su misión, dada la forma de ser escogidos (decidida también por los políticos)- , y de sus enfrentamientos (normales cuando las materias son difíciles y susceptibles de varias interpretaciones), el Tribunal Constitucional es aun la instancia jurídico-políca más autorizada, solvente, equilibrada y neutral para emitir veredictos en la alta política.

Y todas las críticas que se le puedan hacer, merecidas en muchos casos, no invalidan sus decisiones. Y las acusaciones de politización procedentes precisamente de los más politizados partidistamente, suenan más a intereses concretos, por legítimos que sean, que a juicios serenos y objetivos.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris