Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

No puedo evitarlo

Marino Iglesias Pidal
Redacción
lunes, 28 de septiembre de 2009, 13:44 h (CET)
El hablar del Madrid, digo. Si me salto encuentros sin comentarlos, se debe al hecho de que, para cuando salga publicado mi comentario, seguramente ya habrá tenido lugar otro partido más – cuando escribo éste aún no ha sido publicado mi anterior -, lo cual resulta sumamente desmotivante. ¡Pero! Cada vez que lo veo jugar siento la necesidad de criticar, y, en lo que va de esta temporada, siempre en el mismo sentido.

Hace unos minutos que terminó su enfrentamiento con el Tenerife, y lo que me provoca decir no tiene nada de original respecto a lo que en anteriores oportunidades dije. Es como una canción condensada en un solo estribillo: “Es el chileno para este equipo un veneno”.

Puedo seguir rellenando con prosa. Tengo la impresión de que este Madrid incluso puede ir a peor, ¡que ya es decir! Pero es que la inercia no es una fuerza meramente física, la psique también es sensible a ella.

Pellegrini ha puesto al Madrid cuesta abajo. Las tan palabreadas rotaciones, cuya función primordial, según el personal, incluso por encima de la de evitar la ”quema” de los jugadores, parece que es el mantener motivada a toda la plantilla, yo las veo como un salvavidas lanzado por la suerte para que el chileno no se ahogue en su ineptitud.

Se dice que, en un equipo de buenos jugadores, estos buenos se hacen mejores; lo cual me resulta de una lógica irrebatible. Mas, para ello, ha de darse la condición sin ecuanon de que los tales formen un equipo que dé continuidad a las acciones de cada uno y, de esta forma obtener los resultados apetecidos. De no ser así, los esfuerzos de las individualidades, al no verse debidamente recompensados por los logros merecidos, irán siendo mellados por su futilidad; es decir, el ánimo comenzará a caer, la inercia marcará su inexorable ley en la psique de cada uno de ellos. Cristiano mantendrá en alto sus ganas mientras tenga “la suerte” de ver premiados con el gol alguno de sus esfuerzos – y no lo quiten a falta de 15 minutos, que no tendrían mayor incidencia en su recuperación y que sí la tienen en la negación a la posibilidad de marcar -, pero es humano, y cuando vea que su esfuerzo, una y otra vez, resulta estéril, consciente o inconscientemente, comenzará a preguntarse para qué coño va a acabar con el belfo en las rodillas.

En fin, ya en anteriores oportunidades he dicho los jugadores que me parecen que sí y los que me parece que no, y como también soy humano pero no cronista deportivo, para qué seguir dando la lata.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris