Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Vergüenza confesada

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
lunes, 28 de septiembre de 2009, 06:33 h (CET)
Durante la tarde del sábado me han llamado tres amigos que estudian en Washington y uno que está realizando la tesis doctoral en Ankara. Todos ellos han aprovechado la ocasión para tomarme cariñosamente el pelo con la fotografía de los Obama y los Rodríguez, sin olvidar el impacto y la falta de protocolo al presentar en escena a las niñas ‘góticas’ del presidente.

Me ha fastidiado en un primer momento tal tomadura de pelo, aunque tuviera tintes amistosos, porque esas acciones son el reflejo de lo que ellos sufren allí donde están. Por lo visto, y siempre según sus propias palabras, se han partido los ejes con la representación que España envía por el mundo. Hasta el propio Obama en la foto muestra una sospechosa sonrisa, como diciendo: “¡pero cuánto grajo vuela bajo!”

No se entiende lo de las ‘gótico-satánicas’ y seguramente no se entenderá en mucho tiempo. Y prueba de ello es que, ante el ridículo sufrido por la familia Zapatero y su casi salida a escondidas de EE.UU., dan fe de ello. El presidente se ha sentido incómodo con la situación, como se han sentido incómodos muchos afiliados y simpatizantes socialistas.

Ha sido la risión del mundo entero; pero quien más ha hecho el ridículo ha sido el propio presidente, Rodríguez Zapatero. Juanjo, que está realizando la tesis en Ankara, me comentaba que nunca había sentido vergüenza de su origen, pero esta vez le costaba decir que era español tras ver la foto, pues comprobaba que una sonrisa invadía la faz de quienes le rodeaban. No hay internauta que no haya puesto en la picota a los ‘grajos’ que aparecían en la foto. ¡Qué horror!

¿Cómo es posible que los padres de esas dos muchachas hayan permitido que el ridículo se instalara en sus dos niñas protegidas? La educación empieza en casa propia y algunos padres no deberían tener licencia para serlo, porque demuestran un abandono de sus responsabilidades, una dejadez fuera de lo común y una evidente ineptitud. Hay padres y padres, como hay loros y loros, o pavos y patos. Sirva como prueba el hecho de haber aprobado con anticipación, urgencia y falta de planificación la brutal subida de impuestos, el desconsiderado aumento del IVA, la frustrante ley del aborto y el descontrol de la bien recibida píldora postcoital.

Ahora entiendo a Ortega y Gasset cuando decía que “la belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora”. Pero que nadie lo dude: también hay falsas bellezas. Solía decir Epicteto que lo más insufrible para el hombre razonable es lo que carece de razón. Ni tiene razón, y ni siquiera sentido, que el ocio de la familia Zapatero lo pague el erario público. Y puestos a pagar vacaciones a sus niñas, el presidente deberá aguantar carros y carretas por no aplicar el protocolo, permitir ‘grajería’ en la foto de familia y desconocer que lo que iba a exhibir no era del agrado de la mayoría. Por fin la ciudadanía ha entendido que el afán de protección no era por aquello de la “minoría de edad”, sino porque no merecía la pena exhibirlo.

Y dado que esta vez, como tantas otras, han desbarrado asesores, aduladores y trepas, Rodríguez Zapatero está obligado a aguantar el choteo que el mundo civilizado ha adoptado respecto a la foto oficial con los Obama, la represión a la agencia Efe para que no publicara la foto y el hecho de haber posado oficialmente.

Una cosa es la moda y otra bien distinta es la horterada acompañada de vulgaridad. Recuerdo cuando Paco Rabanne decía que “la moda no es un juego o la voluntad de un modisto. Es un movimiento de la civilización”. Bien es verdad que en el caso de las niñas de la foto, ni van a la moda ni parecen conocer la moda ni han sabido estar a la altura de las circunstancias. Empiezo a pensar que Rodríguez Zapatero se avergonzaba de sus retoños.
El aspecto ‘gótico’ no es moda, ni siquiera corriente. Es simple vulgaridad, dejadez, decadencia, depresión y sintonía con la muerte, con lo satánico y con lo depresivo. Lo ‘gótico‘, alejado del arte, es simplemente esperpéntico y síntoma del mal gusto.

Bastante ridículo hemos sentido hoy los españoles, como para que salga la vicepresidenta a pedir respeto. Han jugado a la ruleta y han perdido. Han querido lucirse en el mundo y el mundo se ha mofado de los Rodríguez, al compararlos con la ‘familia Addams’ y con ‘los Monster’. Y lo seguirán haciendo. Por eso no tiene sentido que algunos recurran al Estatuto del menor. Cada palo ha de aguantar su vela, como los ciudadanos aguantamos la subida de impuestos, la congelación salarial y la ruina de los ahorros familiares, como consecuencia de una deficiente planificación gubernamental y de un absurdo gasto durante años.

Las niñas ‘góticas’ del presidente se han convertido en personaje público y… ya se sabe… el que se mete a redentor muere crucificado. Y eso es lo que está haciendo el mundo digital y la televisión mundial: crucificando a la foto, sencillamente por esperpéntica. ¿O hemos de decir por el mal gusto de sus progenitores y su falta de sentido común para educar en la corrección y en el protocolo?

Ah, por favor, no nos hablen del respeto. Zapatero ni siquiera nos ha respetado: nos reprime con agobiantes impuestos y paro en aumento permanente, mientras sus hijas holgan a sus anchas a nuestra costa, a la vez que abandonan el colegio en período lectivo. Como decía antes, cada palo que aguante su vela y su bandera. Pero,.. Por Dios,… ¡que no sea de color ‘negro-satánico’!

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris