Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Se ha olvidado su cajita (II)

Ángel Sáez
Ángel Sáez
lunes, 28 de septiembre de 2009, 08:30 h (CET)
POR JESÚS ARTEGA ROMERO


Y recuerda los paseos
con tan buena compañía,
recorriendo aquellas calles
alargadas y estrechitas
que conducen a la fuente
de la plaza de la villa…
Y recuerda que sus aguas
eran limpias, cristalinas
y fresquitas, porque vienen
de las nieves de allá arriba…

Y recuerda a los abuelos
que charlaban y reían
recostados en los bancos
y a la sombra de las tilas…
Los abuelos, a su vez,
sus recuerdos repetían
convertidos en la historia
que forjó sus propias vidas…

Los abuelos regalaban
a sus nietos las sonrisas
como lo hace nuestra abuela
a la vuelta de su esquina,
sentadita y recostada,
y acoplada con su silla.

Y recuerda aquellos juegos
que jugaba siendo niña;
y recuerda los paseos
que se dio con sus amigas;
y llegaban hasta el bosque,
y a la sombra de una encina
descansaban sus cansancios,
sus sudores y fatigas…

Y recuerda que tres días
ella estuvo allí perdida
hasta que un día su perra
la encontró allí dormidita
al runrún de un riachuelo
que pasaba muy cerquita,
y a los trinos del jilguero
que caían de la encina…
Y la abuela, tan contenta,
vuelve a casa y a su silla
y se queda sentadita
en el borde de su esquina…

El alzhéimer le traiciona
pero vuelve la sonrisa
porque el aire de las calles
y la plaza de la villa
refrescaron en su mente
su memoria algo perdida;
y la abuela disfrutaba
tanto o más que siendo niña,
repitiendo sus andadas
pero no desde su silla.

Es verdad que se ha olvidado
de traerse su cajita;
pero tal vez el azar
hoy ha sido un salvavidas
que regala a nuestra anciana
la mejor de las sonrisas:
La mejor, por no esperada;
y además…, por ser hoy niña.


También sin “chuleta”, la Abuelita hizo un digno papel con su sonrisa, pero gracias al tintín y al tantán de las campanas de su pueblo, que le hicieron recordar y revivir los mil detalles de su niñez, cuando paseaba con sus amigas por las calles de su pueblo, y luego se sentaban a descansar en los asientos de la plaza…

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris