Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Gripes de miedo

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 26 de septiembre de 2009, 08:40 h (CET)
Desde el avión se vislumbraba una multitud de operarios de impecable uniforme y blanca mascarilla en sus rostros oscuros. La imagen nos sobrecogió a todos los turistas que habíamos alcanzado un nuevo continente que sumar a nuestros viajes. El susto no quedó ahí, nos obligaron, antes siquiera de tomar equipaje, a rellenar un test médico sobre nuestra salud, después nos enteramos que todo el pasaje había pasado bajo un termómetro que nos medía la temperatura corporal sin consultarnos, todo ello bajo la atenta mirada de decenas de ojos oscuros que nos miraban con asombro por encima de la mascarilla. Sentí la necesidad de que me pellizcaran, todo eso más parecía una película de ciencia ficción o de terror que un inicio de vacaciones. Apenas estaba comenzando el verano, apenas el mapa de la gripe porcina no rellenaba unos puntitos en el mapa y los gobiernos estaban aterrorizados con el flujo de la población entre continentes. Luego, sería verdad, no era un cuento chino o americano que nos contaban por la tele, existía la pandemia y se tomaban precauciones por otros lados.

Que la gripe dé cierto pavor a la entrada del otoño es comprensible pues cuando entra en una casa en el invierno barre con todos dejándolos K.O., aunque es verdad que siempre a unos más que otros y para eso se preparan algunas viejas vacunas porque de las nuevas no se sabe nada.

Por si fuera poco este año las gripes, porque vienen dobles, pueden confundirse y hasta mutan en honor de los cerdos para confundirnos a todos y darnos más pavor. De una forma u otra, el miedo está en la calle o eso es lo que quieren hacernos creer algunos periodistas, que dirían los médicos. Médicos y periodistas no se pondrán nunca de acuerdo para avisar de los peligros de las gripes del terror del presente año, está claro que piensan de forma distinta.

Por Internet circula un juicio comparativo enviado por amigos de correo electrónico para distinguir a una gripe de otra; es decir, compara los síntomas de la gripe estacionaria con la porcina o gripe A, no sabemos quién ha comparado ambos grupos de síntomas pero lo que será seguro es que si no pillamos, una pillaremos la otra, o al menos esa es la amenaza que circula entre la gente desde hace meses.

Entonces hay que hilar fino y cuando comience el virus ya sea el conocido de todos los años o el desconocido y hasta para muchos inexistente y haga de las suyas, debemos tener muy claro que la fiebre será distinta en la gripe A y en la gripe que yo llamaría B, aún siendo más antigua. A: 39 º, B: Menos de 39 º. Si es la gripe A, dolerá mucho la cabeza y los escalofríos serán muy frecuentes, no existirán estos síntomas en la B. Mucho cansancio en la A y mucho dolor de garganta en la B. Tos seca en la A y mucho moco en la B. Y finalmente, ardor de ojos y dolores musculares en la A.

En resumen, salvo la fuerte congestión nasal y el dolor de garganta de la vieja gripe estacionaria, por nosotros llamada gripe B, todos los síntomas se agravan y acentúan en la nueva y recientemente descubierta gripe A.

Luego están los consejos sanitarios ante tanta duda, diez lavados de manos al día, rematando con alcohol a ser posible, no tocar los ojos, ni la nariz, ni besarse o besar donde otros hayan besado, y así encontramos que no todas las parroquias permiten o no los besamanos, ya que el virus entra por la boca, por la nariz y por los ojos.

Lo único que nos aseguran es que sólo se pasa una vez, que la sufren, sobre todo, las personas en un tramo de edad de los 20 a los 50 años, y que nos tan buena la mascarilla pues se crea un microclima húmedo que puede desarrollar más rápido el virus. Se afirma que el virus lo mata el sol, entonces se entiende que en nuestro país lo tiene crudo y por supuesto, lavarse con jabón.

Otro de los curiosos consejos es que de una forma maleducada se estornude o tosa escondidos en la manga. O sea, todo lo contrario que me decía mi abuela de pequeña. Y no besar ni dar la mano. ¿Qué nos faltará por hacer o no hacer para evitar a esta gripe miedosa y maleducada?

Que Dios nos coja confesados y nos libre de médicos incrédulos y de periodistas y medios de comunicación malintencionados.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris