Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Legalizar la prostitución

Ángel Ruiz Cediel
Redacción
martes, 22 de septiembre de 2009, 06:43 h (CET)
“Es algo que siempre ha existido —el oficio más antiguo del mundo— y hay que aceptar su existencia, regulando su práctica”, decía el otro día una afamada política. Se equivoca de medio a medio, porque antes que prostitutas hubo crímenes y, probablemente, violaciones. Hay, por lo tanto, oficios más antiguos que este de la carne por la pasta, y no por ello nadie ha planteado la posibilidad de crear asesinódromos o violódromos y cosas por el estilo. También, claro, están los robos, e incluso la antiquísima tradición de que el más bruto de la tribu se impusiera a garrotazos a sus semejantes para ostentar el poder, y nadie ha sugerido hasta ahora el establecimiento de robódromos o de garrotazódromos.

Una pena, porque la sociedad estaría muy bien regulada. Si usted desea que le roben, pues al robódromo de turno; si que le asesinen, al asesinódromo; si que hacer el amor, al putódromo; y así con todo. Incluso la policía lo tendría más fácil, puestos a que fuera ilegal, porque no tendría que andar persiguiendo a nadie por todo el país, sino que bastaría con que cada tanto se diera un vueltecita por ahí, y listo. Esto último, claro, en el supuesto que no fuera legal, porque si además de establecer zonas específicas para que se ejerzan libremente los oficios más antiguos del mundo se los hicieran legales, pues lo que habría que poner son tiendas de armas y de herramientas para que los asesinos maten a placer, o de bricolaje y armas blancas para que los chorizos hurten a modo, o aún tiendas de asesde bastos para que los dictadorzuelos se hagan con el poder con los adminículos necesarios que mejor se ajusten a sus tallas y deseos.

Los dioses se están volviendo locos; los políticos, ya lo están desde que se nominaron como pretendientes a candidatos. No; no es que estemos perdiendo el norte, sino que es la Rosa de los Vientos la que hace tiempo se extravió y nadie con cierto poder sabe ya dónde se encuentra. La prostitución, más allá de ser defendida y alentada por los consumidores que son incapaces de entablar una relación normal y someterse a una valoración por el objeto de su conquista conforme a sus propias naturalezas, es una aberración equiparable a un submundo dentro del submundo, no sólo por la vejación que representa para aquel que alquila su cuerpo por dinero, sino porque ad later hay nuevos submundos, canteras de niños promovidos al oficio de carne, criaturas abyectas que como los licántropos se alimentan de carne humana, chulos, enfermedades, vicios (antivirtud), degeneración masiva (la carne y el instinto sin frenos morales siempre quieren más y algo más excitante o aberrante), urbi et orbi pornográfico, orden snuff, turismo sexual infantil, etcétera. Una gloria, vaya. Y que no digan que no, que los grandes rotos siempre comienzan por pequeños descosidos.

Que hagan lo que quieran. Si han sido capaces de cometer la obscena atrocidad legal de hacer mayores de edad sexual a niños de 13 años, queda claro que esta gente —o lo que sea— carece de ninguna clase de moral o de virtud. Que hagan los putódromos, los asesinódromos, los robódromos y los garrotazódromos, pero que no se olviden de hacer también los tontódromos-politicódromos.

Noticias relacionadas

Proverbio árabe

Podemos lleva cuatro años atacado furibundamente por todos

La lista electoral como arma

​En el momento político actual, parece que en algunos partidos está ocurriendo lo mismo: La facultad-arma de hacer listas electorales condiciona todo

Torra burlándose del Gobierno, la Junta electoral y España. ¡Cáspita!

El señor P.Sánchez y su gobierno, con la señora Celaá de encubridora oficial de chanchullos, no han hecho, hacen ni harán nada para parar al independentismo del señor Torra. Tienen demasiado que perder

Naturaleza humana

Existen muchas formas de entender la naturaleza humana

Virtualidad progresiva

Por fortuna, la civilización asienta sobre numerosos pilares, sumando incuestionables conquistas en un progreso evidente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris