Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

Yo soy de los que pienso...

Luis del Palacio
Luis del Palacio
martes, 22 de septiembre de 2009, 06:35 h (CET)
Es verdad que en el hablar cotidiano influyen en demasía los modismos impuestos por la huera “clase política”. Desde el trasnochado “no es de recibo” hasta el cargante “hacer los deberes”, los padres de la patria se empeñan en hacernos partícipes de su I+D+I particular: indolencia, demagogia e idiocia.

La impunidad parlamentaria parece que también les garantiza otra impunidad: la de destrozar el idioma a su antojo.

A veces uno se pregunta cómo serían los discursos de políticos de antaño; por ejemplo, los de Castelar, Echegaray o Maura. Probablemente nos resultaran hoy muy alambicados y algo farragosos; pero, eso es seguro, en ellos notaríamos más sustancia y muchísima más cultura que con las parrafadas con que nos martirizan los prohombres (y “promujeres”, Bibiana) de la patria.

Tan sólo echemos un vistazo a la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados, en una de las escasas ocasiones (debate sobre el estado de la nación etc.) en que Sus Señorías nos deleitan con su vibrante oratoria. De algunos de los miembros del gobierno, cabe decir que su discurso está más próximo al balbuceo del mono catarrino (del cual, se dice, descendemos) que del lenguaje articulado.

Ida Magdalena Álvarez a las brumas de Bruselas (donde ni falta que hace que la entiendan), nos quedan Bibiana Aído y su colega y jefa en el consejo de ministros, señora. Fernández de la Vega, para afilarnos las uñas. Eso que los trasnochados gramáticos llamaban “régimen” en una oración simple (sujeto, verbo y predicado) no va con ellas por burgués y caduco. La concordancia –incómodo corsé de las ideas- les suena tanto como el sursuncorda. Y eso que la vicepresidenta no improvisa jamás: lo lee todo a hurtadillas y cuando no lo hace demuestra, por ejemplo, que aún no sabe que el plural de “referendum” no es “referendums”, sino “referenda” o “referendos”.

Entre toda esta almoneda de “excelentes” hay quien, no obstante, ha mejorado. Zapatero ya no es el tímido bambi de los primeros años, sino un alce de impresionante cornamenta. Su ritmo ha dejado de ser sincopado y monódico; ha adquirido la majestad del contrapunto y cierta habilidad para el arte de la fuga (y es que esas cejas –siempre lo dije- son más las de un zorro que las de un tímido cervatillo)

Pero volvamos la vista hacia la bancada de la oposición.

Dejando de lado a los que usan poco la tribuna de oradores, resuena el verbo encendido de tres: Mariano Rajoy, Dolores de Cospedal y Soraya Saénz de Santamaría.

Al primero se le adivinan lecturas de biografías de grandes personajes de la historia (Churchill, Metternich, el marqués de Sade), algunos clásicos (Pedro Antonio de Alarcón, el padre Coloma), algo de poesía edificante (Campoamor, Núñez de Arce), “la tercera” de ABC, lo más escogido de Alfonso Ussía y, desde luego, las Selecciones del Reader´s Digest. Con este bagaje y un buen diccionario de citas para acotar a Plinio el Viejo de vez en cuando, puede esperarse un próximo cambio en eso que llaman “tentativa de voto”.

A la derecha del padre (Rajoy lo es) se sienta la portavoz (!) parlamentaria del grupo popular, señora Saénz de Santamaría.

Es seguro que Rajoy la eligió por su exquisita habilidad para hilar fino las palabras y los conceptos: su adorable concordancia sintáctica y la muletilla, “oiga”, con que trufa el fiambre de sus sesudas intervenciones, hace temblar los escaños de socialistas y nacionalistas cada vez que toma la palabra.

De Cospedal, Llamazares, Durán i Lleida y Rosa Díez hablaré otro día, porque “soy de los que pienso”…

Vaya, ¡ya se me ha pegado otro chicle en el zapato! Quería decir que soy de los que PIENSAN que no se debe aburrir al personal.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris