Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Relaciones   Sexo  

La costilla de Adán

No puede sorprender a nadie el hecho de que el machismo distributivo existe hasta en las sociedades más avanzadas
Francisco J. Caparrós
martes, 19 de julio de 2016, 00:58 h (CET)
Por qué seguimos llamando enamoramiento a la pasión sexual, es una incógnita. Ello tendrá que ver, muy probablemente, con una concepción platónica del término que ha terminado por modularse como esquema o arquetipo en nuestro inconsciente colectivo. Para el psicoanalista Carl Gustav Jung, en ese paradigma acaba centrándose la cuestión de si podemos o no debatir la combinación de los pensamientos como un todo global y a priori estructurado.

Algo parecido sucede con el amor en sí mismo, sin convencionalismos que solapen su independencia, y que algunos se obstinan en confundir con la posesión, pero aquí no hay teoría posible que lo explique ni le exima de la responsabilidad de azuzarse en contra de la dignidad de las mujeres, porque nada suaviza una conmoción semejante, sobre todo cuando alcanza unos grados de tensión en los que ya no es posible dar marcha atrás.

No puede sorprender a nadie el hecho de que el machismo distributivo existe hasta en las sociedades más avanzadas, ni tampoco que el respeto a determinadas clases sociales brille por su ausencia, pero así es. La violencia no es la misma en uno u otro caso, eso es cierto, al menos en lo que respecta a sus niveles de crudeza, pero está presente en ambos. No es cultural, por tanto, no al menos hasta el punto de poder llegar a ser, en caso contrario, un revulsivo que pueda evitarlo.

El uso premeditado de la intimidación, tanto física como psíquica, sobre el miembro más vulnerable de la pareja, no ha dejado de ser noticia en los informativos con tanta frecuencia últimamente que su cadencia debería hacernos reflexionar al respecto bastante más de lo que lo venimos haciendo, y eso que sólo se exponen a la consideración de la opinión pública –mucho me temo- aquellos casos quizá más extremos, incluso en épocas de bonanza económica, que por regla general – por no decir en su totalidad- afectan siempre al mismo miembro de la pareja.

El pasado día 11 de julio, sin ir más lejos, el dueño de un bar del Eixample de Barcelona fue detenido por las fuerzas de orden público tras apuñalar a su esposa. Aun así, la sociedad en general no parece haberse inmutado. Francamente, no sé a qué estamos esperando para poner fin de una vez por todas a esta lacra social, que deja a la condición humana a la altura del betún.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Altsasu significa dignidad

“La libertad es un bien común y cuando no participen todos de ella, no serán libres los que se crean tales” (Unamuno)

Trump debe dejar de atacar a la prensa

​“Todo en orden. Nadie fue herido. No hay nadie desaparecido. Está todo muy bien”. Recep Tayyip Erdogan

Lo correcto, la indiferencia

​¿El enemigo número uno del pueblo? Pues mire, el enemigo número uno del pueblo, “políticamente correcto”, es el escarabajo de la patata.

La pobreza extrema es un contradios

En el aniversario del Día Internacional contra la Pobreza

Mochilas de odio y violencia

Sabe que debe mucho al separatismo, al independentismo, al perverso nacionalismo y al grupo proetarra de Bildu; tal vez por eso se siente con las manos atadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris