Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Hoy, la Noche en Blanco de Madrid

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 19 de septiembre de 2009, 08:41 h (CET)
Qué tendrá la noche que todo lo transforma, transforma las casas, las ciudades, transforma los animales, las plantas y también a las personas.

Sabido es que no puede utilizarse el mismo maquillaje para la noche que para el día, igual que el mismo traje, casi igual que la misma voz, o el mismo tono de discusión. En su oscuridad, la noche, todo lo guarda y vigila, como si quisiera con ello avisarnos de que en ella cabe todo, lo malo y lo bueno, lo permitido y lo prohibido, en un alarde de contrastes peligrosos, sugerentes, misteriosos…

Quizá, por ello, nos atrae aquello donde la noche lo impregna todo, donde se levanta un cartel de esto no se puede hacer o sí que se permite.

Quizá, por ello, y porque los jóvenes prefieran la noche para sus transgresoras escapadas es por lo que se les ofrece programas de ocio alternativo a los botellones como el Programa “Esta noche toca” o los autobuses Búho, para que eviten tomar alcohol y si lo hacen, tengan garantizado sin peligrosidad el camino de vuelta.

Y, quizá por ello, es por lo que se organiza una noche de fiesta en los museos en distintas ciudades en el día del ídem, o por lo que hoy mismo se celebra toda una noche de eventos en “La Noche en Blanco de Madrid”.

Claro que transformar a toda una capital de un país con actos culturales de todo tipo para divertir a los noctámbulos, y a los que no lo son pero que encuentran especial esta noche mágica, no debe ser sencillo, lo mismo que tampoco será fácil lo de programar espectáculos y actos de expresión para todo bicho viviente.

De momento, se restringe el tráfico en toda la zona centro madrileña durante 12 horas, esto es desde la tarde del sábado hasta la mañana del domingo, Después se facilitará y ampliará el servicio de metro, que durará hasta las 3 de la mañana. Eso, sin contar que se iluminará la Gran Vía, como un esperanzador camino de luz, anunciándose el año Xacobeo 2010. Madrid y Galicia comunitarias, unidas también por la noche que transforma sus calles y sus plazas.

Preparaos, insomnes o no insomnes, noctámbulos o alondras, para disfrutar de las artes y de la ciencias, del teatro y de la música, de la poesía y de la salud, del cine y la danza. ¿Y qué nos ofrece Madrid en una noche en la que nos invita a que la pasemos en blanco? Pues de entrada a 300 operarios de limpieza por que la noche también suele ser sucia a veces y hay que evitarlo. Nos ofrece un gran campamento de haimas solidarias donde se escuchará música saharaui, pero también 20 bandas sinfónicas sonarán por las distintas plazas, y conciertos de jazz y cine nocturno y teatro con colchones para descansar mientras se actúa. Cientos de actividades, en total, siempre con un lema generoso. Así, la noche, aparte de regalar quizá algo de impunidad, romanticismo y misterio, regalará a los participantes de esta cuarta edición de “Noche en Blanco” madrileña distintas cosas, más porque estamos en crisis y además a todos nos gusta que nos regalen. Dibujos curativos que curan la tristeza preparados al instante por 100 dibujantes, sushi japonés al donar sangre y poemas voladores al minuto escritos y rimados también al instante por muchos poetas-soldados.

Sin embargo, habrá alguien de verdad que en Madrid pase la Noche en Blanco en blanco. Cuestión de luz, almohadas y colores.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris