Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La vista del "piel roja" llegaba más mejos que la del "rostro pálido"

Marino Iglesias Pidal
Redacción
viernes, 18 de septiembre de 2009, 06:27 h (CET)
Es natural. Lógico. Los sentidos se adaptan al medio. O dicho lo mismo pero al revés: el medio condiciona la capacidad de percepción de los sentidos.

Un pensionista que en toda una vida de trabajo no ha llegado a poder disfrutar de una vivienda, ni siquiera de protección oficial, propia, y que ahora “disfruta” de una pensión de seiscientos euros, tiene, sin duda, una visión del dinero mucho más corta que la de un banquero – todos ellos podridos de dinero.

Eso es lo que a mí me pasa, lo del pensionista quiero decir. La vida me ha hecho tener una visión del dinero muy recortada. Por eso, a veces, necesito hacer algunos cálculos para no perderme en un horizonte lejano. Es lo que hice cuando leí:

En este mundo – cruel que jode - hay más de 1.000 millones de personas pasando hambre, y más de 3.000 millones desnutridos.

Para socorrer a esta gente, Naciones Unidas ha presupuestado, para 2009, 6.700 millones de dólares, de los cuales ha recaudado 2.600.

Seguramente que con un simple vistazo a estas cifras, las hermanitas éstas, las de La Caridad no, estas otras, ya sabéis, o el cántabro éste que también sabéis, se hacen una idea muy clara del asunto - ¿les quitará esto alguna hora de sueño? - Pues yo lo único que, por elemental, veo es que 3 y 1 son 4.000 millones de personas, ¡4.000 de 6.000 millones que somos! ¡2 tercios de la población mundial a punto de firmar el finiquito presentado por la hambruna!

Pero, lo que decía, así tan gordo no acabo de verlo. Tengo que hacer un par de operaciones. Y digo: 2.600 millones de dólares dividido entre 4.000 millones de hambrientos… a 0,65, ¡SESENTA Y CINCO CÉNTIMOS DE DÓLAR PARA ALIMENTAR DURANTE UN AÑO A UN HAMBRIENTO!

No puedo creerlo… He vuelto a hacer la división y me da el mismo resultado… ¿También se me habrá olvidado dividir? Vamos, ¡que no puedo creerlo! Semejante monstruosidad…

Hace… no tanto tiempo atrás, estuve hospitalizado en la planta en que lo estaban también los pacientes de cirugía cardiovascular. Más tarde, mi médica de cabecera – a veces me daba la impresión de que algo bueno tenía mi voz para ella - me pidió que le contara algo de mi experiencia en el hospital. Le dije que, en cierto modo, me había llamado la atención la rapidez con que comenzaba a recuperarse esta gente operada del corazón. Me expresaba yo, poco más o menos así: “ … es que me tenían asombrado, a los cuatro o cinco días corriendo sin corazón por el pasillo…” Ella se moría de la risa, a duras penas conseguía exclamar entre carcajadas, ¡este Marino!... ¡corriendo sin corazón por el pasillo!...

En este momento no es precisamente risa lo que me da al preguntarme si todos estos mandamases políticos y financieros que gobiernan el mundo, en verdad tendrán corazón para recorrer, en la forma en que lo hacen, los pasillos de su vida.

Noticias relacionadas

Alan García y Alfonso Ugarte

Ambos fueron los dos grandes personajes peruanos que se suicidaron. ¿En qué se parecen y en qué se diferencian?

Netanyahu y Trump impiden la paz en Tierra Santa

Donald Trump, amplificó las chances de reelección de Netanyahu al tomar medidas en apoyo a sus políticas

Carta de un ciberdelicuente

Reflexiones sobre Pascuas

Universidad en la diversidad

Donde hablamos de chaqueteros, incremento del paro catalán y otros

“Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer imposible lo posible”. (Bertrand Russell)
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris