Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Desde un córner   -   Sección:  

Volver a ilusionar

Antonio Pérez Gómez
Antonio Pérez Gómez
viernes, 18 de septiembre de 2009, 05:50 h (CET)
Hemos estado viendo a nuestra querida selección de baloncesto arrastrándose por el fango en gran parte de la fase de grupos. Estaba irreconocible. Les faltaba fluidez. Había perdido las características de juego alegre que todos conocemos. Estábamos todos desagradablemente sorprendidos. Lo peor: la desunión que se veía tras algunas desagradables declaraciones de jugadores salidos de la cantera del Barça contra otros de la del Madrid, la falta de fe de los medios de comunicación en el equipo y un agrio regusto en la boca de los aficionados.

Algunos (no pocos) no podían dejar de creer que era el fin de una época. Al conformismo del que lo ha ganado todo, o casi todo. Se achacaba el fracaso a Scariolo. Al papanatismo de Pepe Sáez (un auténtico inútil que se ha encontrado con el boom del basket español, un caso análogo al de Pedro Muñoz en el mundo del tenis). Se criticaba ya el coleguismo y hasta la pocha de la selección.

Pero de repente todo ha cambiado. Cosa de las dinámicas. De las intensidades. Supongo que antes todo salía mal, todo se atrancaba, y aunque lo intentaban, no les salía nada. Los palos de los medios no ayudaban tampoco.

La metamorfosis se ha basado en tres pilares: defensa, confianza y circulación de balón. En defensa, presionamos mucho más, se roban más balones, con lo que fabricamos más contras. Con la nueva confianza que tenemos, ha desparecido la inseguridad, los tiros libres han vuelto a entrar, vuelven a aparecer los triples desde Saint Feliu de la bomba, los ganchos de izquierda de Gasol, los alley-hoops...Y respecto al dinamismo, no hay más que mirar la media de puntos de los 4 primeros partidos (setenta y pocos) con los 3 últimos, más de ochenta largos.

Ahora nos hemos clasificado para semis tras ridicularizar a una Francia imbatida que se veía en la final. Los cuartos han sido una hemorragia de baloncesto, de entusiasmo, de todo lo expuesto en el párrafo anterior. Ahora no podemos emocionarnos demasiado. Dos durísimos choques nos separan del oro. Cualquier cosa puede pasar ahora, pero lo más importante ha vuelto a suceder...volvemos a ser una selección temible.

El lunes los telediarios no comenzarán su sección deportiva con los goles del Madrid o los regates de Messi. Sino con el oro del europeo de España.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris