Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El Tripartit obliga a ZP a subir el Impuesto de Sucesiones

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 18 de septiembre de 2009, 05:42 h (CET)
En este país de pandereta en el que nos ha tocado vivir, raramente pasamos un día sin que las alarmas suenen estridentes dentro de nuestros desvencijados cerebros, para darnos aviso de que, alguna nueva ocurrencia de los que nos gobiernan, una nueva fechoría incubada en su mente de ZP y su Ejecutivo, está a punto de herirnos de nuevo en aquella parte que más duele a los ciudadanos; el bolsillo. Por supuesto que no se trata de una iniciativa para aliviarnos de la crisis ni para mejorar la economía del país ni, mucho menos, para que nos ayude a vislumbrar un rayo de luz en este negro horizonte que se nos presenta para el futuro, – cuando observamos atónitos como el paro en lugar de decrecer va en aumento ( se pronostica un 20% para fines del 2010) y las empresas, en lugar de recuperar competitividad y mejorar sus expectativas comerciales, se van hundiendo en este páramo agreste y sin salida de las reformas implantadas por un Ejecutivo, que navega en las procelosas aguas de la desorientación y de la impotencia y que, antes de reconocer su incapacidad y pedir apoyo del resto de partidos políticos, ha preferido instalarse en el dogmatismo de las izquierdas, trasnochado y obsoleto, en lugar de optar par la rectificación, la moderación en el gasto público y seguir los consejos que se nos dan desde todas las instituciones, expertas en el mundo de la economía y las finanzas. Incomprensiblemente, naciones que quizá han sido afectadas con más virulencia por la recesión, están ya resurgiendo de la crisis y parece que se encuentran en mejores condiciones que España para recuperarse de sus efectos y salir antes de la depresión debido, con toda seguridad, a que han sabido hacer sus deberes con más inteligencia y sentido común que el que, ha puesto en el empeño, el gobierno socialista del señor Rodríguez Zapatero. Alemania, Francia, Italia y Portugal están dando muestras evidentes de haber atinado con el rumbo correcto para conducir sus economías por las vías adecuadas, aplicando las políticas fiscales y económicas que se precisaban en cada caso para superar la inestabilidad generada, a nivel mundial, por la actuación de determinadas empresas financieras carentes de escrúpulos.

Sea como fuere, lo cierto es que, en la actualidad, en España dependemos, por desgracia, de dos factores: el primero, estar en manos de un Gobierno que ha estado dando palos de ciego y que se encuentra sin un céntimo en las arcas del Estado, que está endeudado hasta las orejas y que tiene que atender, por narices, el pago de unas subvenciones sobredimensionadas a causa del evidente e imparable paro, que la crisis ha ido generando, sin que las perspectivas de futuro mejoren las expectativas de tocar fondo; el segundo, y quizá el más lamentable, la dependencia, tanto ZP como su Ejecutivo, de los partidos regionalistas e independentistas, especialmente del Tripartit de Catalunya; que, en realidad, se han convertido en los verdaderos gobernantes de España, debido a su poder sobre el señor ZP (que se ha visto obligado a plegarse a todas sus exigencias, demandas, chantajes y amenazas, sabiendo que sin el apoyo de estos grupos separatistas, incluido el propio PSC), quien sabe que, sus posibilidades de seguir ostentando el poder, sin los votos de aquello, se reducirían a cero.

Y aquí surge el principal escollo para una entente con el PP, el que dimana de los compromisos que se tomaron en el Pacto del Tinell, de aquel acuerdo infame de compincharse para dejar a pan y agua al principal partido de la oposición, sin permitirle sacar adelante ni una sola de sus propuestas llevadas al Parlamento de la nación. ZP está atrapado, con las arcas vacías y con una serie de compromisos ineludibles e inaplazables, que le obligan a acudir a un remedio que sabe que le va a perjudicar políticamente: la subida de impuestos. No ha hecho caso de los consejos de sus ministros y, en su soberbia, se ha creído que él solo podría tomar decisiones fundamentales en materias tan diversas como economía, finanzas, trabajo, sanidad y hasta, para más befa, en materia de deportes. Ya se sabe: “Aprendiz de todo, maestro de nada” y es evidente que, el querer gobernar una nación de 45 millones de habitantes, con la complejidad añadida de las autonomías, no es tarea fácil para nadie y menos para un incapaz, como ha demostrado ser el señor Zapatero.

Ha anunciado que subirá impuestos, pero estoy convencido de que todavía no sabe hacia cuáles inclinarse, ya que de todas partes le llegan advertencias de las consecuencias que pueden ocasionar determinados retoques, mal calibrados, en cuanto a sus efectos indirectos sobre la maltrecha economía de los ciudadanos y las empresas españolas. Pero vean que, de pronto, a petición o exigencia del Tripartit, se ha fijado en el Impuesto de Sucesiones. Hay que advertir que este impuesto, de carácter confiscatorio o si prefieren, de naturaleza leonina, debido a que carece de una justificación lógica de su existencia, si no es la antropofagia de la Administración en su ansia de esquilmar a los contribuyentes. Lo curioso es que, para evitarlo, los ricos, los poderosos, constituyen sociedades que, al pasar de padres a hijos o nietos, apenas tributan pero, sin embargo, cuando se trata de una familia que ha recibido un par de pisos en herencia del padre, tiene que empeñarse o vender los pisos para poder pagarle a Hacienda el IS.

Esta evidencia se ha tenido en cuenta en las comunidades de Madrid, La Rioja, Valenciana, Castilla y León, Canarias ( regiones populares) Cantabria ( gobernada por el PSOE) y Castilla-La Mancha( también gobernada por los socialistas)en las que, prácticamente, ha desaparecido o se pagan cantidades simbólicas; no obstante, en Catalunya, a pesar del clamor de los ciudadanos pidiendo su supresión, no parece que la Generalitat esté dispuesta a privarse del momio que para ella representa el recaudar este impuesto, ¿de dónde iba a sacar el señor Carod los millones de euros para ir creando en todo el mundo las famosas “embajadas” catalanas?. Pero, aún siendo Catalunya la comunidad que recauda más por este impuesto (sobre el líquido, un hijo debe pagar por cada 100.000€ la cifra de 9.688; en Madrid sobre el mismo importe sólo pagará 103€ y en Euskadi no pagará nada de nada), parece que es la que más necesita esquilmar a sus ciudadanos. Si hablamos de inmuebles, un hijo puede tener que pagar cerca de un 30% de su valor y ¡Cuidado! no se tienen en cuenta las devaluaciones producidas por la crisis ¡Hacienda catalana lo tiene todo atado y bien atado! Lo más rocambolesco de todo esta absurda historia, es el argumento peregrino utilizado para justificar la petición catalana que, al parecer, tiene por objeto, no mejorar solamente su recaudación por IS, sino que lo que se pretende es que, en las comunidades donde no se paga o se pague poco, se les aumenten las tarifas del impuesto para que deban pagar lo mismo que en Catalunya. Justificación: una reforma tributaria profunda para “combatir la competencia fiscal entre CC.AA”. No se necesita haber estudiado en Oxford para ver la mala uva de esta reclamación, que tira a matar contra Madrid. Argumentan, los del Tripartito que, a causa de esta medida favorable, muchas empresas y capitales se han erradicado de la comunidad catalana para trasladarse a Madrid. ¿No sería más bien por obligarles a rotular en catalán?,o ¿por no poder escolarizar a los hijos de los directores en castellano? O ¿por los problemas de tasas e impuestos o por las imposiciones de tipo laboral? Y, en todo caso, ¿por qué, si es verdad lo que dicen, no bajaron ellos el impuesto para situarse a la altura de Madrid? ¡Ya no hubiera surgido problema alguno! La verdad es que, a estos de la izquierda, el afán recaudatorio les domina y no les importa llevar a la miseria a los ciudadanos, mientras ellos se vayan haciendo ricos.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris