Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

La economía imposible

Mario López
Mario López
miércoles, 16 de septiembre de 2009, 04:56 h (CET)
La economía es la pescadilla que se muerde la cola. Al menos, la economía de mercado. Con tan sólo leer la prensa especializada uno llega a esta conclusión, después de haberse familiarizando con términos como inflación, recesión, deflación, políticas monetarias, presión fiscal, valores bursátiles, etc.

Al tiempo, cobras conocimiento de Keynnes, de la estaflación subsiguiente y de la Escuela de Chicago redentora, madre del neo-liberalismo que hoy nos mata. Estos últimos años hemos ido viviendo con una burbuja económica de características semejantes a ese grano que te sale en la cara y va creciendo poco a poco. Su aspecto se va haciendo cada vez más temible y, en su progresiva tirantez, te tiene en vilo; sin que tú te atrevas a hacer nada. Hasta que, cuando menos te lo esperas, reventó; salpicándolo todo con un pus nauseabundo. Basura financiera es como lo llaman. Nos consta que todos los expertos en materia económica tienen una inteligencia prodigiosa, unos conocimientos técnicos apabullantes, una cultura primorosa y todos los masters del mundo. Pero ninguno ha sido capaz de prever la catástrofe. Aún no se han puesto de acuerdo en el diagnóstico, más allá de lo que sabemos todos; es decir, que se trata de una crisis sistémica de proporciones colosales, provocada por la irresponsable búsqueda de beneficios a corto plazo. Los economistas tampoco se ponen de acuerdo en la terapia ni en la duración del tratamiento. Y es que parece imposible conjugar armónicamente los verbos invertir, producir, emplear, ahorrar y consumir. Imposible, al menos, en una economía de mercado. Y a la gigantesca orquesta que tiene que ejecutar el “Réquiem al Capitalismo” le sobran muchos instrumentos de percusión y le faltan muchos otros de cuerda En mis tiempos se decía: “el que vale, vale, y el que no a Económicas”. Será eso.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris