Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

El relanzamiento sanitario de Obama

E. J. Dionne
E. J. Dionne
martes, 15 de septiembre de 2009, 03:13 h (CET)
Tras un verano apático durante el que sus detractores dominaron el debate de la sanidad, el Presidente Obama ha hecho uso de una comparecencia dramática ante el Congreso el miércoles para coger las riendas del otoño, la estación decisiva para la iniciativa que ha convertido en el caballo de batalla de su presidencia.

Habiendo evitado los detalles con el fin de dar cancha para legislar a Cámara y Congreso, se detuvo en las cuestiones concretas acumuladas confrontando abiertamente "la avalancha de acusaciones y réplicas," gracias a las cuales, dijo, "ha reinado la confusión".

Fue un discurso diseñado para limpiar el aire viciado filtrando las ideas erróneas, tranquilizando a los pensionistas con el futuro de Medicare e insistiendo en que la alternativa a la reforma es el deterioro constante de la cobertura de la que disfrutan actualmente los estadounidenses.

Asimismo, devolvió el golpe a las distorsiones y las mentiras flagrantes. "En lugar de un debate honesto, hemos visto tácticas encaminadas a sembrar el miedo", declaró Obama. "Son muchos los que han utilizado esto como oportunidad para anotar puntos políticos a corto plazo, incluso si ello priva al país de nuestra oportunidad de solventar un reto a largo plazo".

Al abordar los detalles, un contundente argumento moral y una defensa sin paliativos del papel del gobierno en la promoción de la justicia social, el presidente pretendía rescatar el debate de la atención médica del pantano de un sistema legislativo que ha alentado los retrasos y el obstruccionismo. Al ponerse en primera línea, pretendía restaurar su reputación de destreza política y reavivar parte de la magia que ha conjurado durante una campaña presidencial basada en los amplios temas del cambio y la esperanza.

Hizo una encendida defensa de la opción pública, dando a los que no tienen seguro una alternativa a los seguros privados respaldada por el gobierno. Pero insistió en que la opción pública había desempeñado un papel demasiado importante en el debate, sugiriendo que va a aceptar alternativas como la del "umbral" que sólo activará la opción si las aseguradoras no proporcionan planes de protección lo bastante asequibles.

Los destinatarios del mensaje de Obama fueron varios: activistas de izquierdas y congresistas, votantes militantes moderados y unos cuantos senadores Republicanos -- sobre todo la Senadora de Maine Olympia Snowe, su probable aliada en un partido que ha rechazado sus gestos ampliamente.

Durante el último mes más o menos, Obama ha sido testigo de los primeros signos de rebelión de izquierdistas que piensan que su apoyo se ha dado por sentado. El fracaso de la administración a la hora de maridar la visión de la opción pública que tiene la izquierda como columna vertebral de la reforma convirtió una idea política abstracta en un potente símbolo y justificación expresa del descontento progresista.

De manera que el Presidente intentó reavivar el entusiasmo de sus electores insistiendo en que sus principios, incluyendo su fe en el plan público, siguen intactos y que cualquier compromiso se adoptará con la vista puesta en el impulso de sus grandes objetivos, los de él y los de ellos.

Invocando el recuerdo del compromiso vitalicio de Ted Kennedy con la búsqueda de la cobertura universal, intentó persuadir a los progresistas de que sería un error catastrófico pasar por alto la oportunidad de lograr un objetivo central izquierdista articulado por primera vez por Theodore Roosevelt.

De cara a los electores moderados, defendió que la consigna genérica del cambio iba a responder a sus propias críticas de la forma en que América presta la atención médica. Los ataques del verano han llevado a muchos estadounidenses a preocuparse por la posibilidad de salir perdiendo a causa de la reforma sanitaria, y de lo mucho que va a costar. Obama les recordó lo que tenían por ganar.

La reforma pondría fin al "límite arbitrario" de la cobertura vitalicia y el límite a partir del cual el gasto se asume del propio bolsillo. "Va a ir contra la ley que las aseguradoras os nieguen cobertura a causa de enfermedades anteriores a la firma de la póliza", dijo. "Tan pronto como yo introduzca en vigor esta ley, será ilegal que las aseguradoras rescindan vuestra cobertura cuando enferméis o se laven las manos cuando más las necesitéis".

En cuanto a los Republicanos, hubo una invitación a compartir los méritos de una reforma histórica y un popurrí de ideas propuestas originalmente por legisladores del Partido Republicano, incluyendo a su rival en 2008, el senador John McCain.

Pero de todos los detalles, la faceta más llamativa del discurso podría ser su llamamiento a actuar: Los días de recibir críticas sin devolver ninguna han pasado.

"No voy a perder el tiempo con los que han hecho el cálculo de que es más rentable políticamente tumbar este plan que mejorarlo", declaró. "Si usted tergiversa lo que incluye el plan, lo vamos a dejar en evidencia. Y no voy a aceptar el estatus quo como solución. No en este momento. No ahora."

Parecía que un político que venía canalizando el estilo cerebral y frío de Adlai Stevenson hubiera descubierto un nuevo modelo en el polémico Harry Truman. En aras de la sanidad, ya iba siendo hora.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris