Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

11-S: Ocho años de truculencias

Ángel Ruiz Cediel
Redacción
martes, 15 de septiembre de 2009, 02:29 h (CET)
Se cumple ahora el octavo aniversario del atentado con menos imaginación de la Historia, toda vez que artificios semejantes fueron usados ya desde los tiempos de los griegos, y, si nos remontáramos a la protohistoria, sin duda comprobaríamos que incluso desde antes. Les funcionó a los norteamericanos derribar dos edificios propios y asesinar a un par de miles de don nadies (no estaba presente en las torres, en el momento de los atentados, ningún directivo relevante de las muchas empresas importantes que allí tenían su sede), al menos para pedir vasallaje a su propia ciudadanía y a todos sus países satélites Occidente y desenterrar con luz y taquígrafos el hacha de guerra. Lo mismo que en Pearl Harbor, vaya, y lo mismo que con el Maine en la rada de La Habana, sólo que un pasito más allá.

La cosa, en fin, les ha salido bien y mal. Bien, por cuanto con total impunidad han sangrado y saqueado a países inocentes enteros y han impuesto sus bases allá donde tenían pensado, mediante amenazas. Mal, porque, al mismo tiempo, han sembrado el cisma entre sus aliados, han dejado sin Estado a varios países, han producido directa e indirectamente millones de muertes y se han generado la más inmensa antipatía —si no el abierto odio— de al menos la mitad de la población mundial, un mal que ni cientos de miles Obamas podrá paliar en los venideros mil siglos. Es cierto que saqueando Iraq y Afganistán se ha embolsado una monumental millonada, pero el pacto de sangre al que ha obligado a todos sus países siervos —España entre ellos— sin duda no le traerá gratas consecuencias. Hoy, ocho años después, su nivel de desprestigio internacional no puede ser mayor entre los ciudadanos pensantes de todo el mundo, quienes somos incapaces de ver en los EEUU otra cosa que una Bestia sangrienta.

Por más que este infame imperio se empeñe en su insostenible versión oficial del ataque producido por unos desarrapados, no tardará en saberse, también oficialmente, la turbia y criminal maniobra de los estrellados del Pentágono, dejando a la luz la verdadera naturaleza de esta Bestia apocalíptica. Quien no tuvo empacho en utilizar miles de millones de toneladas de bombas de fósforo blanco para causar daños tan terribles como gratuitos a la población civil alemana en la II Guerra Mundial, eliminar de facto a casi dos millones de soldados alemanes prisioneros de guerra, fumigarse a centenares de miles de civiles en Hiroshima y Nagasaki con inútiles ensayos nucleares, regar todo Viet.Nam con Agente Naranja, destruir medio planeta con ensayos nucleares y crear las más sangrientas dictaduras por medio mundo, especialmente en Latinoamérica, donde creó —y está recreando en Colombia— la Escuela de las Américas, un antro de formación de criminales y torturadores, merece sin duda el mayor de homenajes en éste su octavo aniversario del autoatentado a sus Torres Gemelas: un Nüremberg en toda regla para juzgar sus continuos crímenes contra la humanidad desde su misma gestación como país, exterminando por completo a los naturales del suelo que usurpan. Y ojalá, por el bien de todos, que no se demore demasiado ese juicio y esas condenas, porque la Gripe A y la crisis económica que nos conciernen no son ajenas a su habitual proceder y modo de hacer negocios. Si no se les detiene en seco pronto, con seguridad tendremos más, mucho más de lo único que saben hacer bien. Al tiempo.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris