Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

A ver si se callan

Luis del Palacio
Luis del Palacio
martes, 15 de septiembre de 2009, 02:28 h (CET)
Hace casi dos años, cuando el rey le espetó aquel “¿Por qué no te callas?” al caudillo bolivariano, camarada Hugo Chávez, se produjo una sensación muy cercana al alivio, como cuando se reacciona mandando a freír espárragos ( claro eufemismo) a un jefe injusto, fulero, aprovechado y faltón, sin importarnos las consecuencias: “¡Que me despida! Me da igual; pero se lo suelto”.

El hecho se produjo en el transcurso de una de las jornadas de la Conferencia de Estados Americanos, cuya celebración había recaído aquel año en Chile. La “salida de tono” del Rey de España fue la reacción inmediata, nada reflexionada, a los insultos que el caudillo venezolano dirigía a la delegación española y, en concreto, al presidente Zapatero, quien, por una vez, estuvo a la altura de las circunstancias y trataba de contener la verborrea del inveterado tiranuelo. Aquel “¿Por qué no te callas?” hizo que a muchos, incluidos los menos monárquicos, apreciaran la reacción casi instintiva del monarca a través de una salida tan castiza como rotunda. Era el rey, apeado por una vez del limbo institucional que le condena a decir sólo lo que le aconsejan que diga o lo que le escriben en los discursos, un niño cabreado con el matón de la clase. Y sólo hubo que ver a los que por aquí le criticaron la frasecita –Carod Rovira y Llamazares, entre otros- para comprobar que Don Juan Carlos había hecho lo correcto.

Unos ocho meses más tarde (verano de 2008), el rey de España se veía obligado a recibir al tirano de Venezuela en su residencia veraniega de Marivent. Servidumbre del cargo que, si bien no equivalía exactamente a un acto de contrición por parte de S.M., sí tenía bastante de esa ordinariez que entendemos por “bajada de pantalones”… pero los intereses económicos y diplomáticos españoles así lo demandaban. Bastantes lo sentimos; pero lo dicho, dicho quedaba.

Ahora, en estos días septembrinos, el inefable caudillo de la “revolución bolivariana” nos ha vuelto a obsequiar con su presencia y ha aprovechado que estaba por este lado del Atlántico para asistir a los fastos que conmemoraban los cuarenta años en el poder de ese otro adalid de la democracia llamado Muhamar El Ghadafi, junto con su viaje a Rusia, donde ha comprado no sé cuántos miles de tanques (¿qué querrá hacer con ellos?) y ha ultimado los preparativos para convertir a la sufrida república bolivariana en una potencia nuclear, para “aprovechar” y dar la mano a Zapatero y unas palmaditas en la espalda “al Borbón”.

El “gorila rojo”, siempre tan solidario con los pobres del mundo –los “descamisados” de Alfonso Guerra- lamentó sinceramente el mal reparto de la riqueza en el corrupto mundo capitalista, poco antes de retirase a descansar, tras una agotadora jornada de trabajo, a sus habitaciones de la Suite Royal del Hotel Villamagna de Madrid (5.700 Euros la noche) Es muy probable que Su Excelencia el Jefe del Estado venezolano, camarada Hugo Chávez, lamentara, estando en la “madre patria”, el hecho de alojarse en un hotel “de segunda”, cuando podía haberlo hecho en El Pardo, donde habitó durante cuarenta años uno de sus mayores ídolos.

De la añoranza de Chávez nos compensa, sin duda, “tu querida presencia, comandante Evo Morales”…

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris