Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Izquierda española al lado de Hugo Chávez

Lorenzo de Ara
Redacción
jueves, 10 de septiembre de 2009, 02:49 h (CET)
Ya sé que hay otras cosas que también preocupan. Y mucho. Pero nadie en su sano juicio puede dejar a un lado el peligro que hoy supone para América y el mundo libre la presencia en el poder de Hugo Chávez.

Lo que sucede en Venezuela es un atropello sin medida. Se ha instaurado una dictadura de izquierdas –otra vez la jodida izquierda en su sempiterno vagabundear por las atrocidades populistas- que secuestra la libertad de expresión.

El líder y ex golpista recorre los países que le prestan un claro apoyo. Entre esas naciones, lamentablemente se encuentra España.

Les ofrezco la posibilidad de leer sólo una parte del editorial de El Nacional, periódico venezolano que, al igual que le sucede al resto de medios de comunicación que enarbolan la bandera de la democracia, está siendo sacudido por el poder comunista.

“Ayer, la oposición venezolana y las corrientes democráticas no sólo latinoamericanas sino mundiales lograron un triunfo indudable ante la opinión pública de todo el planeta. El grito ¡No más Chávez! recorrió plazas y calles de las principales ciudades de América, de Europa, de Asia y de Australia. Ha tenido pues una repercusión que hace dos años nadie hubiera esperado, debido a la intensa campaña de propaganda que la camarilla militar en el poder había desatado con éxito por todas partes.

Los venezolanos que hacían fe de lucha por los valores democráticos eran prácticamente discriminados en las cancillerías de los principales países de Europa. Incluso España, con la llegada al poder del inocente "bambi", José Luis Rodríguez Zapatero, amarró acuerdos con el sátrapa venezolano y lo recibió en Madrid como si fuera un héroe internacional y no un golpista redomado como lo fue y lo sigue siendo. Gracias al rey, que lo mandó a callar, las aguas volvieron a su nivel”.

Sin embargo, la progresía nacional se muestra feliz con un régimen totalitario que ya ha hecho de Venezuela su finca particular.

La izquierda española, una vez más, dando ejemplo de escasa envergadura democrática.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris