Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Bombonera   -   Sección:  

El mal de Argentina y Portugal reside en los banquillos

Manuel Monfort
Manuel Monfort
miércoles, 9 de septiembre de 2009, 02:08 h (CET)
Esta temporada, como ya todos ustedes saben, tenemos cita mundialística y por consiguiente ya hay algunos países que tienen asegurado su billete y también, los hay que lo tienen muy cerca de conseguir. No obstante, llama la atención el caso de dos selecciones, véase Argentina y Portugal, de las llamadas grandes favoritas, que están pasando muchos apuros para poder estar en la próxima cita mundial. La culpa de este sufrimiento la tiene la paupérrima fase de clasificación que ambos combinados están llevando a cabo.

Sorprende que Argentina, teniendo en sus filas a Messi, Tévez, Mascherano y Agüero entre otros, esté pasando los apuros que está pasando. ¿Cuál es el problema entonces? El mal de la albiceleste está en el banquillo y se llama Diego Armando Maradona. Cuando Diego fue nombrado seleccionador corrió cierta maraña pesimista en torno a si estaba capacitado para llevar a la albiceleste, pero finalmente el hecho de ser considerado un mito en su país hizo disipar cualquier duda. El tiempo es el que daría y quitaría razones; y ha sido, precisamente, el paso de los meses el que ha dado la razón a los que dudaron en un principio de el.

Lo que me sorprende es que la prensa argentina no haya pedido responsabilidades ante la incapacidad manifiesta de su seleccionador, cosa que los aficionados si están haciendo y con razón. Objetan que la Argentina que están viendo ni tiene táctica, ni tiene automatismos de equipo, ni se ve elaborada en el aspecto técnico; es decir, todos los aspectos que tiene que trabajar un entrenador se denota claramente que están sin pulir y es ahí donde se nota cuando un “mister” es bueno o no. Maradona, evidentemente, fue un mito, un auténtico crack, pero el ser un fuera de serie como jugador no garantiza también el ser un gran estratega de los banquillos. Por lo tanto, los periodistas argentinos deberían ser objetivos y hacer bien su trabajo, que no es otra cosa que alabar lo que está bien y criticar lo que está mal. En este sentido, no se ha llevado a cabo una crítica a Maradona como seguro que si hubiera hecho si en su lugar hubiera estado Bielsa, Basile ó Menotti.

Pues si Maradona está en la picota, quien aún está peor en Portugal es Carlos Queiroz. Tengo que confesar que nunca me ha gustado este entrenador. Ya en el Real Madrid ya no supo saber heredar el legado que le entregó Vicente Del Bosque y terminó por tirar por la borda una temporada que no tenía mala pinta. No en vano, su mejor papel no ha sido tan siquiera protagonizado como cabeza visible de un proyecto, ha tenido que ser como sombra de Sir Alex Ferguson en el United.

Pues bien, al ver la alineación de Portugal de este fin de semana me he quedado muy sorprendido al ver a algunos jugadores ubicados en puestos que no les corresponden. Sino explíquenme ustedes qué hace Pepe jugando de mediocentro y lo propio con Duda de lateral izquierdo. Vamos a ver, si contamos con que Pepe es uno de los mejores centrales del mundo no entiendo porqué su seleccionador lo quita del sitio donde mejor sabe desenvolverse para hacer otras tareas a las que no está acostumbrado. Luego, en el caso de Duda, extremo izquierdo del Málaga, tenemos a un jugador cuya zurda es un guante que consigue beneficiar a los delanteros en forma de asistencias de gol. Pues bien, si a este le quitas de su hábitat natural retrasándole a lateral lo único que consigues es restarle presencia ofensiva y además, que le estás obligando a realizar una faceta que no es su especialidad, el saber defender. Es como si tú tienes una empresa y pones a los obreros de contables y a los contables de obreros. Se imaginan como iría esa empresa…

Lo que si está claro y no se discute es que Portugal mereció ganar en Dinamarca, pero perdonó y Dinamarca no hizo lo propio. El 1-0 que campeaba en tierras danesas imposibilitaba la clasificación, pero entonces apareció el debutante Liedson, que en el minutó 91 permitió a los portugueses seguir aún con opciones, aunque eso si bien pocas. A falta de tres partidos para concluir la fase de clasificación, Portugal está situado en el cuarto puesto y situado a siete puntos del líder, Dinamarca, teniendo también por delante a Hungría y Suecia. Ahora, los de Queiroz están obligados a no fallar y a depender también de terceros. La selección portuguesa estará atenta a lo que ocurra entre Dinamarca y Suecia en el próximo partido y marcará en su calendario el doble duelo que le enfrentará a Hungría, este si que será un duelo decisivo a cara de perro.

El quedarse sin Mundial sería un auténtico fracaso y es que no habrían excusas, ya que el contar con Cristiano Ronaldo, Nani, Pepe, Carvalho, Bruno Alves, Deco y Simao es para estar, como mínimo, en una fase final. Mal futuro veo para Carlos Queiroz, la solución seguramente sea su cese puesto que ha demostrado, al igual que Maradona con Argentina, que no está capacitado para llevar a Portugal.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris