Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

Ostentar y detentar

Luis del Palacio
Luis del Palacio
martes, 8 de septiembre de 2009, 01:32 h (CET)
Hacia finales de junio, como anticipo de esa serpiente de verano que alimenta a ciertas aves de rapiña informativa, saltaron dos noticias. Una, bastante intrascendente, aunque de enorme repercusión mediática, fue la muerte de Michael Jackson. La otra, bastante menos traumática a nivel mundial (no despertó la histeria colectiva), pero probablemente mucho más significativa a la larga que la desaparición del llamado “rey del pop”, fue la fulminante destitución del presidente de Honduras, Manuel Zelaya, para garantizar el orden constitucional del pequeño país centroamericano.

Ciertos aspectos tragicómicos y un poco surrealistas que rodearon al hecho (Zelaya fue sorprendido en pijama en el palacio presidencial y conducido de esa guisa al aeropuerto, donde le esperaba el avión que le llevaría al exilio forzoso) nos traen reminiscencias de las inolvidables películas de Cantinflas. Es más, el ya ex presidente presenta un cierto parecido con el actor Mario Moreno; pero mucho más con un personaje que solía encarnar; una extraña mezcla de chulesco, fanfarrón y patético. Sus promesas de volver al país a los dos días y retomar el poder no se cumplieron. Se quedó solo, agitando el sombrero tejano y moviendo el bigotito delante de su mentor, el caudillo bolivariano, camarada Hugo Chavez.

Por estos lares, los “enteraos” de siempre (léase: “abajofirmantes” y tertulianos de los desayunos de la “santa casa” y muchas radios) pusieron el grito en el cielo ante tamaña tropelía. Se habló (cómo no) de “golpe de estado”, “atentado a la democracia” y otros lugares comunes que son como pequeñas antesalas del pensamiento rancio que nos domina.

Y, sin embargo, me consta que bastantes de estos tertulianos, aunque se arrimen a “la ceja” porque hay que ganarse los garbanzos, son verdaderos periodistas y no meros juntapalabras, por lo que conocen perfectamente la diferencia que existe entre “ostentar” el poder y “detentarlo” (El diccionario online de la Real Academia Española o su versión impresa, pueden ser de gran ayuda en este y otros menesteres)

Pues bien, Zelaya, que ostentaba la más alta magistratura de Honduras hasta el 28 junio de este año, pretendía detentarla (es decir, usurparla) a través de un plebiscito que le garantizase la permanencia indefinida en la presidencia. Exactamente lo que hace pocos años había perpetrado el caudillo bolivariano, camarada Hugo Chavez.

Y hete aquí algo que se le pasó a tanto tertuliano de guardarropía: la Constitución hondureña prevé la contingencia de que alguno de sus presidentes ceda a la tentación de permanecer en el poder, a través de un “autogolpe” o de una consulta popular amañada, y en su artículo 239 establece que cualquier presidente que trate de prolongar su mandato se verá desposeído de sus atribuciones como Jefe del Estado. Por lo tanto, las instituciones constitucionales hondureñas funcionaron como una maquinaria bien engrasada y, en concreto, fue el Tribunal Supremo el que, en cumplimiento de ese artículo, ordenó al ejército que expulsara pacíficamente a Zelaya.

Un ejemplo de eso que tan poco hacemos por aquí: respetar y aplicar la Constitución.

Muchos de esos tertulianos, “pajines” y políticos cejijuntos deberían aplicarse la norma de contar hasta diez antes de hablar o, al menos, reservarse la opinión hasta que vuelva a celebrarse una reunión de la Alianza de las Civilizaciones, bálsamo de Fierabrás para las causas perdidas.

Hasta entonces –parafraseando a S.M.- ¿por qué no se callarán?

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris