Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Rajoy y la vieja monjita

Pascual Mogica
Pascual Mogica
martes, 8 de septiembre de 2009, 01:28 h (CET)
En la cena que el Partido Popular celebró en la plaza de toros de Valenciana el pasado día 4 en la que supongo no faltó una buena ración de chorizo ibérico, cena que sirvió de apoyo a Francesc Camps, Rajoy pronunció la siguiente frase: “Han querido liquidarnos con una crueldad infinita”. Estas palabras de Rajoy me han recordado aquello que desde hace bastante tiempo se cuenta y que se refiere al atraco que sufrieron unas monjas en su convento y que cuando la policía se personó en el mismo para iniciar las correspondientes diligencias uno de los policías requirió a la madre superiora para que le diese detalles del desarrollo de tan desagradable suceso. Cuando la superiora estaba contando lo ocurrido, una monjita de avanzada edad dándole unos tironcitos de la chaqueta al inspector le dijo: “Y nos querían envenenar”. La responsable del convento cortó inmediatamente a la monjita y le dijo que se callara. Siguen hablando el policía y la superiora y nuevamente la vieja monjita vuelve a la carga: “Y nos querían envenenar”. La superiora un tanto enfadada reprime a la entrometida monjita y le dice casi gritando: ¡Cállese hermana!, pero el policía mostrándose un tanto indulgente con la impertinente hermanita le dice a la superiora: “Déjela, déjela hablar, no pasa nada. Hable usted hermanita”. La veterana monjita comienza su relato y le cuenta al policía que uno de ellos, el más feo, según ella, era el que más empeño tenía en envenenarlas a todas porque en más de una ocasión le dijo al que parecía el jefe de la banda de atracadores: “Oye, por qué no le echamos unos polvitos a las monjitas”.

Al igual que la vieja monjita yo creo que Rajoy se ha excedido en sus apreciaciones con respecto a lo que realmente sucede, que no es otra cosa que los que le quieren “liquidar de forma cruel” son sus propios subordinados que con sus presuntos actos corruptos son los que le están poniendo palos en las ruedas a la carroza con la cual Rajoy pretende entrar en La Moncloa. Más que de una liquidación producida por agentes externos esto tiene toda la pinta de una autoliquidación. Rajoy no se ha dado cuenta, como suele ser normal en él no se entera nunca de por donde le vienen los tiros, pero los que le pueden hacer daño los tiene dentro de su propia casa. Y eso que aún no tiene la avanzada edad que tenía la vieja monjita.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris