Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Un proyecto común

Mario López
Mario López
martes, 8 de septiembre de 2009, 01:26 h (CET)
Vivimos en un país en el que el calor humano da frío, los programas de humor “inteligente” dan vergüenza ajena, los políticos han desaparecido bajo las togas de los jueces, las oportunidades siguen sin dar señales de vida, el dinero se esconde en las SICAV y los buenos periodistas están en la idea equivocada.

Entre castas y clanes han convertido al ciudadano raso en un utensilio de usar y tirar. No pertenecer a un grupo de poder conlleva vivir en precario. Los grandes asuntos que mueven a los pueblos al entusiasmo se esconden vaya a saber usted dónde. Con estos mimbres no se puede hacer un buen cesto. Se ve que los reinos de taifas se cosieron, igualmente, con una muy mala hebra y, claro está, nunca llegaron a formar un auténtico país. Es por lo que ahora estamos en las autonomías centrifugadas. Y no digo que esté mal, pues soy respetuoso de la realidad y el sentimiento de patria tiene que venir de fuera a dentro y no al revés. Quiero decir que es la periferia la que debe buscar al centro y no el centro el que tire hacia sí de la periferia. Que si, por poner un ejemplo, Catalunya buscara con anhelo a Castilla para compartir un mismo proyecto de país y Castilla buscara de la misma manera a Catalunya, sin afán de enmendarla, entonces podríamos hablar de España como una realidad acreditada y deseada por todos sus ciudadanos. Pero estamos lejos de esa idílica situación y la culpa no la tiene Rodríguez Zapatero, como insisten los líderes del PP, pues es un asunto que viene de lejos. Y si el TC tira para atrás el Estatut y los pronunciamientos a favor del derecho a la autodeterminación se siguen multiplicando, habrá que pensar, al menos, en modificar la Constitución. Ya digo, hay que respetar la realidad si no quieres que la realidad te envenene. Quizá los sentimientos nacionalistas desaparecerían si entre todos abordáramos empresas comunes que nos movieran al entusiasmo ¿Por qué no empezar, por ejemplo, eliminando la dictadura de las castas y los clanes?

Noticias relacionadas

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris