Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La edad penal

Mario López
Mario López
martes, 8 de septiembre de 2009, 01:25 h (CET)
No soy experto en materia penal, pero me parece que el sentido común es favorable a que la edad penal coincida con la mayoría de edad. Pues a un ciudadano sólo se le puede atribuir la total responsabilidad de sus actos cuando goza de toda la autoridad sobre su persona.

Es evidente que la mayoría de los menores, a partir de haber cumplido la edad de doce años, saben perfectamente distinguir entre el bien y el mal; otra cosa es que conozcan el alcance real de una mala acción y, sobre todo, de un mal hábito. Está claro que los menores no pueden escapar a la justicia. Pero también debería estar claro que la justicia de los menores no puede ser la misma que la de los adultos. Tienen tallas diferentes. Además, los adultos juegan con la enorme ventaja de poseer un gran capital de experiencias que les permite actuar con mayor tino; los menores, no. Así que lo que yo pienso es que, más que intentar encajar al menor dentro de una justicia diseñada para adultos, habría que crear una justicia para menores. Ya sé que existen correccionales, instituciones y figuras legales específicas para los menores, pero todo ello no es suficiente. Un niño asesino que posea la suficiente madurez como para conocer la naturaleza de su crimen debe ser castigado y reeducado; abriendo una puerta a la reinserción y dando satisfacción al conjunto de la sociedad en su sed de venganza -por horroroso que pueda sonar, pero es lo que se demanda todos los días-. No me parecería mal, por ejemplo, que la pena máxima que se le pudiera aplicar a un menor fuera la reclusión en un centro de reinserción por el tiempo equivalente a su edad. El internamiento sería irrevocable, independientemente de la evolución del convicto, pues la pena debe incorporar, como he dicho, la venganza. Posiblemente, cuando ya nadie clame venganza estaremos en una sociedad infinitamente mejor que la que ahora conocemos. Pero, como dijera Hugo Chávez, esto no llegará hasta que no alcancemos la justicia social.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris