Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El arte de lo posible

Nuria Rubio
Redacción
lunes, 7 de septiembre de 2009, 06:48 h (CET)
Hace años, una persona a quien tengo en alta estima me dijo una frase de la que, sin apenas darme cuenta, acabé extrayendo la que sería mi filosofía de vida: "La política es el arte de lo posible". Lo que para Cánovas del Castillo -artífice de tan lúcidas palabras, que tan oportunamente me fueron trasladadas- fue estrategia política, en mi caso se convirtió en una eficaz manera de afrontar un serio problema que la vida puso en mi camino. Con el tiempo, aprendí a medir fuerzas, a aceptar las limitaciones impuestas por circunstancias ajenas a mi voluntad, a alcanzar objetivos mediante la pausada pero firme consecución de pequeñas metas; en definitiva, aprendí que vivir es como una gran partida de naipes, en la que lo más importante es jugar de la mejor manera posible con las cartas que el destino te brinde, sin olvidar que la clave está en no dejar jamás vacío tu lugar en la mesa de juego, aunque en tus manos tengas en apariencia la peor parte de la baraja, esa que parece estar marcada a priori por el sello del más absoluto fracaso.

Ahora que, con la llegada del mes de septiembre, todos participamos en cierto modo de esa inquietud, de ese espíritu de renovación que envuelve a los escolares en el inicio de un nuevo curso académico; ahora que, tras las vacaciones estivales, muchos retomamos -como ellos- la actividad cotidiana y, poco a poco, nos alejamos del dulce abandono que regala el descanso para deslizarnos por una frenética carrera de encadenados proyectos; ahora, tengo presente, una vez más, aquellas palabras que tanta huella dejaron en mí: "El arte de lo posible". No voy a elaborar una lista interminable de cosas por hacer, ni voy a sumirme en un ambicioso mar de planes futuros. Voy a ir, día a día, construyendo una realidad con lo que esté a mi alcance, con lo que sea posible.

Quizá, al leer esto, alguien piense que la mía es una actitud demasiado conformista. Todo lo contrario. Cuando logras asumir la positividad que encierra moverte en el mundo de lo posible, de pronto, un día, puedes llegar a sorprenderte rozando con la yema de los dedos el cielo de lo que llaman imposible, de lo que parecía inalcanzable a ojos de los demás y a los tuyos propios.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris