Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Las redes sociales

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
lunes, 7 de septiembre de 2009, 06:46 h (CET)
Los chavales de hoy están presentes en el espacio real mientras su mente vagabundea por Internet, donde se forjan personalidades y relaciones virtuales. Se podría afirmar que vegetan en otra dimensión.

Las redes sociales como Tuenti, Facebook, My Space y Twitter están llenas de perfiles de jóvenes que relatan su vida íntima, corrigen su personalidad y gestionan sus amistades. En ocasiones esa existencia virtual cambia las reglas del tiempo físico.

Asimismo, las redes sociales tienen la ventaja de proporcionar chat, fotolog y vídeos en una única plataforma, respondiendo así a las nociones de “todo uno” y “hazlo tú mismo”. Son auténticas webs personales que ayudan a la sensación de independencia.

Según la antropóloga, comunicóloga y escritora porteña Paula Sibilia; “ha cambiado la forma en que nos definimos como sujetos. Lo introspectivo está debilitado. Cada vez nos definimos más a través de lo que podemos mostrar y que los otros ven. La intimidad es tan importante para definir lo que somos que hay que mostrarla. Eso confirma que existimos”.

Jeffrey Rosen, profesor de derecho en la George Washington University Law School, en Washington, expone los peligros de exhibir lo recóndito: “Un mundo en el que cada día las personas tienen que probar su honradez y su valía ante la masa, escogiendo entre los estilos de vida, comportamientos, ropas y valores, es inevitablemente un mundo que genera inseguridad sobre la propia identidad. Se espera que los mortales encuentren su verdadera personalidad y se la vendan a un mundo escéptico”.

El crítico literario estadounidense y profesor en la Universidad Columbia de Nueva York, Lionel Trilling, revela cómo desde el siglo XIX se ha originado una metamorfosis de la sinceridad a la autenticidad que es la culpable del deterioro de la confianza que arrastramos. “La sinceridad requiere que cualquier cosa expuesta debe ser verdadera. La autenticidad requiere que todo debe ser expuesto en tanto en cuanto es sentido”.

Rosen insiste en que; “aplicar las tecnologías de la marca a la persona es un error categórico: los atributos privados de la persona humana cambian cuando se presentan al público: el eros pasa a ser sexo; el pecado, crimen; la culpa, vergüenza”.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris