Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Descontrol de Autocontrol

Antonio Cánaves (Palma)
Redacción
lunes, 7 de septiembre de 2009, 06:19 h (CET)
Autocontrol se anuncia en diferentes medios de comunicación como asociación para la autorregulación de la publicidad comercial.

Cuesta creer, que sean los propios anunciantes quienes pongan límites a la imaginación de los creativos, para hacer atractivo un producto. Tiene la misma lógica, que si los propios empresarios creasen sindicatos para respetar los derechos de los trabajadores.

Así, su función viene a ser la de cubrir apariencias, la de “colar el mosquito y tragar el camello” y limitándose a advertir del mal uso del lenguaje publicitario y ofertas engañosas. Muestra su incapacidad, al aplicar El Código de Conducta Publicitaria: en el apartado de “Riesgos derivados de la utilización del producto”.

Hay productos de alto riesgo, que son intocables, a los que no se hace mención, y menos ninguna valoración, no reciben la menor crítica, algo que no es nuevo en la historia de la publicidad. ¿Sabe la población mundial, que la industria del tabaco, tras 80 años de hacer alegatos publicitarios, relacionando la emancipación, la libertad, la seducción, la identidad nacional, etc. con el placer de fumar, ha matado a mas de 500 millones de personas y actualmente tiene mas de 2.000 millones de personas adictas a la nicotina, y que cada año, engrosan sus listas con mas de 10 millones de muertos por cáncer relacionado con el tabaco? limitándose a poner una advertencia sobre su potencial peligro, en lugar de eliminar su propiedad adictiva o cancerigena.

Nos parece normal, que antes de salir un medicamento al mercado, hagan pruebas durante 5 o 10 años para demostrar su eficacia. Aun así, una vez puesto en circulación y a la venta del público, si se comprueba que tiene efectos adversos para la salud, lo quitan del mercado.

Pero atención, por arte de la publicidad, hay un producto que no lleva ninguna advertencia de su peligrosidad, que mata a 2 de cada 100 usuarios a lo largo de su vida, y deja con secuelas físicas a 20 de cada 100, y nos lo publicitan como el objeto inocente, que nos da libertad, prestigio, felicidad, cohesiona la familia, enamora, nos da independencia, realización personal o la inmortalidad. Este objeto de deseo: el automóvil ha matado a 60 millones de personas en su corta historia, y lo hace a un ritmo anual de 1.200.000 muertes. A pesar de su letalidad, no se le retira del mercado, ni se le retira la cualidad que le hace tan mortífero: la velocidad. Pudiendo desarrollar velocidades superiores a los 200 Km/h cuando la velocidad máxima autorizada son 120. Velocidad limite, fruto de una valoración publicitaria, no científica. No hay ningún otro producto, que sea tan lesivo para la salud humana, y al tiempo, tenga tantos privilegios. Cada año se retiran del mercado miles de productos, con un índice de riesgo y mortalidad muy inferior al automóvil.

Lo infame, no es que no se retire del mercado este producto, si no que, no se modifica el sistema motriz para que no pueda superar las velocidades autorizadas, ni se modifica su circulación en la ciudad, poniendo en peligro constante a peatones y ciclistas, limitando su velocidad a la de los peatones. No nos hagamos ilusiones, no podemos pedir un comportamiento ético a publicistas, si el propio Ministerio de Sanidad y Consumo homóloga y permite la venta de productos tan peligrosos como el tabaco y el automóvil.

Noticias relacionadas

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.

Proverbio árabe

Podemos lleva cuatro años atacado furibundamente por todos

La lista electoral como arma

​En el momento político actual, parece que en algunos partidos está ocurriendo lo mismo: La facultad-arma de hacer listas electorales condiciona todo

Torra burlándose del Gobierno, la Junta electoral y España. ¡Cáspita!

El señor P.Sánchez y su gobierno, con la señora Celaá de encubridora oficial de chanchullos, no han hecho, hacen ni harán nada para parar al independentismo del señor Torra. Tienen demasiado que perder
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris